La Riqueza de las Naciones: resumen capítulo por capítulo de la obra de Adam Smith [Libro IV de V]

la riqueza de las naciones adam smith mano invisible
Actualizado por última vez el enero 29, 2024 por David Mesa Noack
David Mesa Noack

David Mesa Noack

Analista económico y político

Recently updated on enero 29th, 2024 at 06:50 pm

Tabla de Contenido ocultar
1 Libro IV
69 / 100

ATENCIÓN: a pesar de ser un resumen, este artículo es bastante extenso. ¿Tienes alguna pregunta puntual? Puedes utilizar el siguiente chatbot integrado con GPT-3.5 para interactuar con todo el contenido del blog, y con mis 2 libros:

  • Economia Wiki: Hola! soy un chatbot que utiliza GPT para responder. Tengo en mi base de datos los libros publicados por David, así como todos los artículos del blog. ¡Preguntame lo que quieras!

AI pensando... ...

Libro IV

Introducción al Libro IV: Sistemas de Economía Política

En la introducción del Libro IV de La Riqueza de las Naciones, Adam Smith describe la economía política como una rama de la ciencia de un estadista o legislador, que tiene dos objetivos principales: primero, proporcionar una renta o subsistencia abundante para las personas, o más bien, permitirles que se provean dicha renta o subsistencia por sí mismas; y en segundo lugar, proporcionar al estado o comunidad una renta suficiente para los servicios públicos. Su propósito es enriquecer tanto a las personas como al soberano.

Smith señala que el diferente progreso de la opulencia en diferentes épocas y naciones ha dado lugar a dos sistemas distintos de economía política en lo que respecta al enriquecimiento de las personas: el sistema de comercio y el sistema de agricultura. En este libro, Smith se propone explicar ambos sistemas con detalle y claridad, comenzando con el sistema de comercio, que es el sistema moderno y se entiende mejor en su propio país y en su tiempo.

Capítulo I: Del principio del sistema comercial o mercantil

En este capítulo, Adam Smith analiza el principio del sistema comercial o mercantil. Señala que la creencia popular de que la riqueza consiste en dinero, oro o plata, surge del doble papel del dinero como instrumento de comercio y medida de valor. Smith destaca que las naciones europeas han intentado acumular oro y plata para enriquecerse, pero no siempre han tenido éxito.

Se discuten argumentos a favor y en contra de la prohibición de exportar oro y plata. Smith sostiene que estos argumentos son sólidos en algunos aspectos, como el hecho de que la exportación de oro y plata a menudo puede ser beneficiosa para el país y no puede ser prevenida por prohibiciones gubernamentales. Sin embargo, considera que estos argumentos son sofísticos al suponer que la atención del gobierno es más necesaria para preservar o aumentar la cantidad de metales preciosos que de otros bienes útiles.

El capítulo también aborda el concepto de “balanza comercial”, que se convirtió en un aspecto clave de la política económica de las naciones comerciales. Smith argumenta que la atención del gobierno se desvió de proteger el oro y la plata hacia la supervisión de la balanza comercial, lo que resultó en una tarea mucho más complicada y, en última instancia, igual de infructuosa.

Adam Smith argumenta que un país sin minas de oro y plata debe adquirir esos metales de otros países de la misma manera en que uno sin viñedos adquiere vino. La cantidad de oro y plata que una nación puede comprar o emplear, ya sea en la circulación de mercancías o en otros usos, se ajustará de acuerdo con la demanda efectiva. El oro y la plata se transportan fácilmente de un lugar a otro, lo que permite que su precio se ajuste con mayor facilidad que otros productos, siendo menos susceptible a fluctuaciones. El autor sostiene que si la cantidad de oro y plata es insuficiente en un país, hay otras soluciones para abastecer su lugar, como el trueque o una moneda respaldada por papel bien regulada. Señala que las quejas comunes sobre la escasez de dinero no siempre indican una falta real de circulación de oro y plata, sino que pueden ser el resultado de personas sin bienes para intercambiar por dinero.

Smith también argumenta que la riqueza no consiste en el dinero, sino en lo que se puede comprar con él. Aunque el dinero es un instrumento de comercio establecido, los bienes no siempre se pueden obtener fácilmente a cambio de dinero. Sin embargo, en última instancia, el dinero busca bienes más necesariamente que los bienes buscan dinero, ya que el dinero solo tiene el propósito de comprar bienes, mientras que los bienes pueden servir para muchos otros propósitos.

Argumenta que la acumulación de oro y plata no es necesaria para el crecimiento económico o para financiar guerras, ya que las guerras se financian con bienes de consumo. Sostiene que la cantidad de oro y plata en un país está limitada por su uso y que aumentar su cantidad más allá de lo necesario es absurdo. En lugar de acumular oro y plata, los países pueden mantener guerras en el extranjero mediante el intercambio de productos nacionales. Smith distingue tres partes del oro y la plata acumulados en un país: el dinero en circulación, la vajilla de las familias y el tesoro del príncipe. Afirma que no es posible obtener mucho de estos recursos para financiar guerras y que durante la última guerra, Gran Bretaña gastó enormes sumas sin recurrir a la exportación de oro y plata, sino al comercio de bienes británicos.

Smith menciona el “dinero de la gran república mercantil”, refiriéndose al oro y plata que circulan entre diferentes países comerciales. Durante tiempos de guerra, es posible que parte de este dinero se utilice para financiar los gastos militares, pero aún así, se remonta a los bienes y la producción anual de un país como los recursos finales que permiten llevar a cabo la guerra.

Adam Smith argumenta que las mercancías más apropiadas para ser transportadas a países lejanos son aquellas que tienen un gran valor en un pequeño volumen, como las manufacturas finas y mejoradas. Estas pueden exportarse a largas distancias con poco gasto. Un país con un superávit anual en este tipo de manufacturas puede mantener una guerra extranjera costosa sin necesidad de exportar grandes cantidades de oro y plata.

En contraste, Smith sostiene que las materias primas no son adecuadas para financiar guerras extranjeras debido a su gran volumen y a que suelen ser necesarias para el consumo interno. Además, explica que la importación de oro y plata no es el principal beneficio del comercio exterior, ya que este permite intercambiar excedentes y satisfacer necesidades, mejorando así la división del trabajo y aumentando la riqueza y los ingresos de una sociedad.

La riqueza de Europa no proviene de la importación de oro y plata de América, sino de la apertura de nuevos mercados que permitieron el desarrollo de nuevas divisiones de trabajo y mejoras en la producción. Smith también menciona el descubrimiento de una ruta hacia las Indias Orientales a través del Cabo de Buena Esperanza, que amplió aún más el comercio, aunque este no ha sido tan ventajoso como el comercio con América debido a los monopolios de las compañías de las Indias Orientales.

Finalmente, Adam Smith discute la creencia popular de que la riqueza consiste en dinero, específicamente en oro y plata. A pesar de que algunos autores reconocen que la riqueza de un país también incluye tierras, casas y bienes de consumo, a menudo olvidan estos elementos en sus razonamientos y asumen que toda la riqueza se basa en metales preciosos.

De esta creencia, surgen dos principios: la riqueza consiste en oro y plata, y estos metales solo pueden entrar a un país sin minas a través del balance comercial. Por lo tanto, el objetivo principal de la economía política es reducir las importaciones y aumentar las exportaciones. Para lograr esto, se implementan restricciones a la importación y se fomentan las exportaciones.

Las restricciones a la importación pueden ser de dos tipos: aquellas que limitan la importación de bienes que pueden producirse localmente, y aquellas que restringen la importación de casi todos los bienes de países con los que se tiene un desequilibrio comercial desfavorable. Estas restricciones pueden tomar la forma de aranceles elevados o prohibiciones absolutas.

Para fomentar las exportaciones, se utilizan diferentes métodos, como devoluciones de impuestos, subvenciones, tratados comerciales favorables y la creación de colonias en países lejanos. Estas medidas, junto con las restricciones a las importaciones, constituyen las seis herramientas principales del sistema comercial para aumentar la cantidad de oro y plata en un país.

Smith señala que examinará cada una de estas medidas en capítulos posteriores, centrándose en cómo afectan el producto anual de la industria de un país y, por lo tanto, su verdadera riqueza y recursos.

Capítulo II: De las restricciones a la importación de países extranjeros de aquellos bienes que pueden ser producidos en el país (incluye el pasaje de la «mano invisible»)

Adam Smith argumenta que al restringir, ya sea mediante altos aranceles o prohibiciones absolutas, la importación de bienes que pueden ser producidos en el país, se garantiza en mayor o menor medida el monopolio del mercado interno a la industria nacional que los produce. Ejemplos de esto son la prohibición de importar ganado vivo o provisiones de sal, los altos aranceles sobre la importación de cereales y la prohibición de importar lana extranjera.

Aunque este monopolio del mercado interno fomenta la industria específica que lo disfruta, no está del todo claro si aumenta la industria general de la sociedad o le da la dirección más ventajosa. La industria general de la sociedad nunca puede exceder lo que el capital de la sociedad puede emplear. Ninguna regulación comercial puede aumentar la cantidad de industria en una sociedad más allá de lo que su capital puede mantener.

Cada individuo busca constantemente el empleo más ventajoso para el capital que tiene a su disposición. Aunque es su propio beneficio, y no el de la sociedad, lo que tiene en mente, buscar su propio beneficio lo lleva a preferir aquel empleo que resulta ser el más ventajoso para la sociedad.

Adam Smith sostiene que cada individuo intenta emplear su capital lo más cerca posible de su hogar y, en consecuencia, apoyar la industria nacional tanto como sea posible, siempre y cuando pueda obtener ganancias ordinarias o no mucho menores que las ordinarias. Por lo tanto, prefieren el comercio interno al comercio exterior de consumo y este último al comercio de transporte.

En el comercio interno, el capital del comerciante nunca está tan lejos de su vista como en el comercio exterior de consumo. Conoce mejor a las personas en las que confía y, si llega a ser engañado, sabe mejor las leyes del país de las que debe buscar reparación. El comercio de transporte divide el capital del comerciante entre dos países extranjeros, sin que ninguna parte del capital esté necesariamente bajo su supervisión y control directo.

Cada individuo que emplea su capital en apoyo a la industria nacional intenta dirigir esa industria para que su producción tenga el mayor valor posible. La producción de la industria es lo que se agrega al sujeto o materiales en los que se emplea. El individuo busca obtener ganancias y, por lo tanto, empleará su capital en la industria que probablemente tenga el mayor valor de producción. Al hacer esto, el individuo trabaja para aumentar la renta anual de la sociedad.

Smith argumenta que al preferir el apoyo a la industria nacional a la extranjera, el individuo busca su propia seguridad y, al dirigir esa industria de manera que su producción tenga el mayor valor, solo busca su propia ganancia. En este caso, y en muchos otros, el individuo es guiado por una “mano invisible” para promover un objetivo que no era parte de su intención, y a menudo promueve el interés de la sociedad de manera más efectiva que cuando realmente intenta promoverlo.

¿Qué significa la «mano invisible» de Adam Smith?

Vamos a traducir el pasaje completo que incluye el concepto de la «mano invisible»:

Pero los ingresos anuales de cada sociedad siempre son exactamente iguales al valor intercambiable de la producción anual total de su industria, o más bien, es precisamente lo mismo que ese valor intercambiable. Dado que cada individuo se esfuerza tanto como puede para emplear su capital en apoyo de la industria nacional y dirigir esa industria de tal manera que su producción tenga el mayor valor posible; cada individuo necesariamente trabaja para hacer que los ingresos anuales de la sociedad sean lo más grandes posible. En general, ciertamente, ni tiene la intención de promover el interés público, ni sabe cuánto lo está promoviendo. Al preferir el apoyo de la industria nacional a la extranjera, solo busca su propia seguridad; y al dirigir esa industria de tal manera que su producción tenga el mayor valor posible, solo busca su propio beneficio, y en esto, como en muchos otros casos, es guiado por una mano invisible para promover un fin que no era parte de su intención. Tampoco siempre es peor para la sociedad que no fuera parte de ella. Al perseguir su propio interés, a menudo promueve el de la sociedad de manera más efectiva que cuando realmente tiene la intención de promoverlo. Nunca he sabido de mucho bien hecho por aquellos que pretendían comerciar en beneficio del público. Es una afectación, de hecho, no muy común entre los comerciantes, y muy pocas palabras son necesarias para disuadirlos de ello.

Adam Smith nos dice en este pasaje que cada individuo busca emplear su capital en la industria nacional y dirigirla de tal manera que su producción tenga el mayor valor posible. Al hacerlo, cada persona busca maximizar sus propios beneficios. Sin embargo, aunque el individuo no tenga la intención consciente de promover el interés público, sus acciones en busca de su propio interés resultan en beneficios para la sociedad en general. Esto es lo que Smith llama “la mano invisible”, un proceso mediante el cual los individuos son guiados para promover el bienestar de la sociedad sin darse cuenta ni tener la intención de hacerlo.

Smith también señala que aquellos que afirman comerciar en beneficio del público en general no suelen lograr mucho bien. En cambio, sugiere que es más efectivo para la sociedad cuando las personas buscan sus propios intereses, ya que de manera indirecta y sin intención, promueven el interés público.

¿Qué significa el «interés propio» según Adam Smith?

El interés propio no es una demostración de egoísmo (actitud que Adam Smith condena en el primer párrafo de su obra «Teoría de los Sentimientos Morales») sino que se refiere a la motivación de cualquier ser humano para levantarse cada mañana. Puede hacer referencia al interés por un desarrollo profesional, o por mantener una familia. El interés propio no quiere decir egoísta. El interés propio son nuestras motivaciones personales, las cuales nos impulsan a perseguir objetivos y satisfacer nuestras necesidades de manera responsable y ética, sin olvidar el bienestar y los intereses de los demás. Mientras que el egoísmo es una actitud que a veces implica un daño a terceros, el interés personal se refiere a nuestros sentimientos cotidianos que nos motivan y nos conducen en nuestras decisiones diarias.

Continuación del Capítulo II

A continuación, Adam Smith argumenta que los individuos pueden juzgar mejor cómo emplear su capital en función de su situación local, en comparación con los políticos o legisladores que intenten dirigir la economía. Si un gobernante intenta dictar cómo las personas deben emplear sus capitales, estaría asumiendo una autoridad innecesaria y peligrosa.

Smith también discute la idea de dar el monopolio del mercado interno a la producción nacional en un sector específico. Si la producción nacional puede competir con la extranjera en precio, entonces la regulación es innecesaria. Si no puede, la regulación es generalmente perjudicial. Smith utiliza el ejemplo de un hogar prudente que no intenta fabricar productos que le costaría más producir que comprar.

La sabiduría en el manejo de una familia también debería aplicarse al manejo de un país. Si un país extranjero puede proporcionar un producto a menor costo que el país en cuestión, es preferible comprarlo utilizando parte de la producción nacional. La industria general del país no disminuirá, sino que se reorientará hacia áreas donde tenga ventajas. Si la industria se ve forzada a producir algo que puede comprar más barato en el extranjero, el valor de su producción anual se verá disminuido en lugar de aumentado, como pretendía el legislador. Por lo tanto, Smith sostiene que este tipo de regulaciones tienen un efecto contrario al deseado.

Luego, Adam Smith argumenta que aunque algunas regulaciones pueden permitir que un país desarrolle una industria específica antes de lo que lo hubiera hecho de otro modo, estas regulaciones no aumentan necesariamente el total de la industria o los ingresos de la sociedad. La industria y el capital de la sociedad solo pueden aumentar proporcionalmente a lo que se puede ahorrar de sus ingresos, y estas regulaciones suelen disminuir los ingresos.

Smith sostiene que, si una sociedad nunca adquiere una industria en particular debido a la falta de regulaciones, no sería más pobre. Su capital y su industria todavía se emplearían de la manera más ventajosa posible en ese momento. Además, señala que hay ventajas naturales que un país puede tener sobre otro en la producción de ciertos bienes, y sería absurdo intentar competir con esas ventajas en lugar de comerciar con ese país.

En este sentido, Smith argumenta que los comerciantes y fabricantes son quienes se benefician más del monopolio del mercado interno. Aunque ciertas regulaciones pueden ser beneficiosas para algunos sectores, como los agricultores y ganaderos, otras pueden perjudicar a otros sectores, como la industria manufacturera. En particular, menciona que la importación libre de productos básicos, como el ganado, no tendría un efecto negativo significativo en la agricultura del país, mientras que la importación libre de productos manufacturados podría afectar a las industrias locales.

En otras palabras, Smith sostiene que las regulaciones y restricciones al comercio pueden tener efectos negativos en la industria y los ingresos de una sociedad, y que en lugar de tratar de competir con las ventajas naturales de otros países, sería mejor comerciar con ellos y permitir que el capital y la industria de cada país se empleen en las áreas en las que tienen ventajas competitivas.

Adam Smith sostiene que la importación libre de ganado, provisiones saladas y maíz extranjero tendría poco efecto en los agricultores y ganaderos de Gran Bretaña, ya que estos productos tienen dificultades para competir con los productos locales. La cantidad de importaciones de estos bienes es pequeña y no afecta significativamente a los precios locales.

Smith argumenta que los agricultores y los terratenientes no tienen la misma tendencia a monopolizar el mercado que los comerciantes y fabricantes. Sin embargo, al imponer restricciones a las importaciones, están siguiendo el ejemplo de aquellos que buscan monopolizar el mercado interno.

El autor identifica dos casos en los que sería beneficioso imponer cargas sobre las importaciones extranjeras para fomentar la industria local. El primero es cuando una industria específica es necesaria para la defensa nacional, como la dependencia de Gran Bretaña en sus marineros y barcos. La Ley de Navegación asegura que el comercio de Gran Bretaña se realice en barcos británicos en ciertos casos, y también impone restricciones y cargas sobre la navegación extranjera. Estas disposiciones fueron diseñadas principalmente para excluir a los holandeses, que eran y siguen siendo los principales transportistas de Europa.

Smith continúa discutiendo las situaciones en las que sería beneficioso imponer cargas sobre las importaciones extranjeras para fomentar la industria local. En el segundo caso, plantea que si se impone un impuesto interno sobre la producción nacional, sería razonable imponer un impuesto similar sobre productos extranjeros similares. Esto no otorgaría un monopolio a la industria local, pero mantendría la competencia entre la industria extranjera y la nacional en igualdad de condiciones tras el impuesto.

Algunos argumentan que esta limitación en la libertad de comercio debería extenderse aún más en ciertos casos, incluyendo no solo los productos extranjeros que compiten directamente con los productos nacionales gravados, sino también aquellos que pueden competir con cualquier producto de la industria nacional. La razón de esto es que cuando se gravan las necesidades básicas en un país, el costo de vida y, por lo tanto, el precio del trabajo, aumenta. Como resultado, todos los productos de la industria local se vuelven más caros. Por lo tanto, imponer un impuesto sobre productos extranjeros que compiten con productos locales puede nivelar el campo de juego en términos de precios y competencia.

Smith discute si los impuestos sobre las necesidades básicas, como los existentes en Gran Bretaña, aumentan el precio del trabajo y, en consecuencia, el de todos los demás productos. Aunque profundizará en este tema más adelante, por el momento, asume que estos impuestos tienen dicho efecto. Smith argumenta que estos impuestos generan una escasez artificial similar a la que resulta de un suelo pobre o un mal clima. Sería absurdo imponer aún más impuestos a las personas que ya están sobrecargadas, ya que esto solo aumentaría el costo de vida y de otros bienes.

En este capítulo, también menciona dos situaciones en las que puede ser necesario debatir si se debe continuar con la importación libre de ciertos productos extranjeros o si se debe restaurar dicha importación después de una interrupción. La primera situación es cuando un país extranjero restringe la importación de ciertos productos nacionales mediante altos aranceles o prohibiciones. La venganza, en este caso, dicta la represalia, lo que lleva a imponer aranceles y prohibiciones similares en la importación de productos del país que impone restricciones.

El segundo caso es cuando se debe considerar si es apropiado restaurar la importación libre de ciertos productos extranjeros después de que haya sido interrumpida por algún tiempo. Smith menciona ejemplos históricos de tensiones comerciales entre Francia, Inglaterra y los Países Bajos, que en algunos casos llevaron a conflictos armados. A pesar de las represalias comerciales, la hostilidad entre las naciones no ha disminuido, lo que ha llevado a la continuación de aranceles y prohibiciones en ambos lados.

Luego, Adam Smith aborda el tema de las represalias en forma de aranceles o prohibiciones en respuesta a restricciones similares impuestas por otros países a los productos nacionales. Smith argumenta que, aunque estas represalias pueden ser útiles para obtener la eliminación de los aranceles o prohibiciones extranjeros, también pueden perjudicar a otras clases de ciudadanos, aumentando los precios de ciertos productos.

Además, Smith menciona el caso en el que se podría considerar restaurar gradualmente la importación libre de productos extranjeros luego de haber sido interrumpida por un tiempo. Explica que, aunque la reintroducción repentina de productos extranjeros podría desplazar a los trabajadores locales, es poco probable que cause un trastorno importante en la economía. Pone como ejemplo a los soldados y marineros que se adaptaron a nuevas ocupaciones después del fin de la guerra sin generar un gran trastorno en el empleo y los salarios.

Smith aboga por la libertad de ejercer cualquier tipo de industria para todos los ciudadanos, eliminando los privilegios exclusivos de las corporaciones y derogando las leyes de aprendizaje y de asentamientos, permitiendo así a los trabajadores desplazados buscar empleo en otros oficios o lugares sin temor a represalias legales.

Acercándose hacia el final del capítulo, Adam Smith señala que esperar que la libertad de comercio sea completamente restaurada en Gran Bretaña es tan absurdo como esperar que se establezca una utopía en el país. Atribuye esto a los prejuicios públicos y a los intereses privados de individuos que se oponen firmemente a la idea.

Smith compara a los fabricantes con un ejército sobredimensionado que se ha vuelto formidable para el gobierno e intimida al legislativo. Aquellos miembros del Parlamento que apoyan el fortalecimiento del monopolio de los fabricantes adquieren popularidad e influencia, mientras que quienes se oponen enfrentan abuso, difamación e incluso peligro.

Reconoce que un cambio abrupto en la política comercial podría perjudicar a los fabricantes que se vean forzados a abandonar su negocio debido a la competencia extranjera. Por lo tanto, sugiere que tales cambios deben introducirse de manera lenta y gradual. Además, el legislador debe tener cuidado de no establecer nuevos monopolios ni expandir los existentes, ya que estas regulaciones introducen desorden en el estado.

Finalmente, Smith menciona que discutirá más adelante la imposición de impuestos a la importación de bienes extranjeros con el fin de recaudar ingresos para el gobierno. Destaca que los impuestos impuestos con el objetivo de prevenir o disminuir la importación son perjudiciales tanto para los ingresos aduaneros como para la libertad de comercio.

Capítulo III: De las restricciones extraordinarias a la importación de bienes de casi todo tipo, desde aquellos países con los cuales se supone que la balanza es desfavorable

Parte I: De lo irrazonable de esas restricciones incluso bajo los principios del sistema comercial

Este capítulo se centra en las restricciones extraordinarias impuestas a la importación de bienes de países con los que se supone que la balanza comercial es desfavorable, como método del sistema comercial para aumentar la cantidad de oro y plata. Adam Smith utiliza el ejemplo de Gran Bretaña, que aplica mayores impuestos a los productos franceses que a los de otros países. Estas restricciones mutuas han puesto fin a casi todo el comercio justo entre Francia y Gran Bretaña.

Smith argumenta que estas restricciones son irracionales por tres razones principales:

  1. Aun si se supusiera que la balanza comercial favorece a Francia en un comercio libre, esto no implicaría que dicho comercio sea desfavorable para Inglaterra, ya que podría ser más beneficioso para Gran Bretaña comprar productos franceses más baratos y de mejor calidad que los de otros países.
  2. Gran parte de los productos franceses importados podrían ser reexportados a otros países, obteniendo ganancias y posiblemente compensando el costo total de los productos franceses importados.
  3. No hay un criterio claro para determinar qué país tiene una balanza comercial favorable. A menudo, el juicio se basa en el prejuicio y la animosidad nacional. Si bien se ha utilizado el tipo de cambio como indicador, este método es incierto y no siempre refleja la verdadera situación de la balanza comercial entre dos países.

En resumen, Smith argumenta que las restricciones comerciales basadas en la supuesta balanza comercial desfavorable son irracionales y perjudiciales para el comercio justo.

Luego, Adam Smith aborda tres aspectos adicionales relacionados con el tipo de cambio y las monedas.

Primero, señala que en algunos países, el gasto de acuñación es asumido por el gobierno, mientras que en otros es cubierto por particulares que llevan su lingote a la ceca. Por ejemplo, en Inglaterra, el gobierno asume el costo, mientras que en Francia se aplica un impuesto del 8% para cubrir el gasto de acuñación y generar ingresos al gobierno.

Segundo, menciona que debido a estas diferencias, una suma de dinero en moneda francesa que contiene cierto peso de plata pura es más valiosa que una suma equivalente de dinero en moneda inglesa. Esto afecta el tipo de cambio real entre estos dos países.

Tercero, aborda la diferencia entre el “dinero bancario” y la moneda común de un país. El dinero bancario, como el utilizado en Ámsterdam, Hamburgo y Venecia, es más valioso que la moneda común, y esto también puede influir en el tipo de cambio entre países.

Smith luego se adentra en una digresión sobre los bancos de depósito, centrándose en el Banco de Ámsterdam. Explica que los bancos de depósito como este fueron creados para remediar los inconvenientes de tener una moneda devaluada y facilitar el comercio internacional. El dinero depositado en el banco, llamado “dinero bancario”, tenía un valor intrínseco superior al de la moneda común y, por lo tanto, tenía un ágio (prima). Además, el dinero bancario ofrecía ventajas adicionales, como seguridad y fácil transferencia.

El Banco de Ámsterdam también facilitó el comercio de lingotes al dar crédito en sus libros por depósitos de oro y plata, lo que permitía a los comerciantes obtener acceso fácil y rápido a los metales preciosos para sus transacciones internacionales.

Al final de la Parte I de este capítulo, Adam Smith analiza cómo los depósitos de lingotes de oro y plata afectan el precio de los mismos en el mercado y cómo esto se relaciona con el precio de acuñación y el precio en el Banco de Ámsterdam. Smith menciona que los depósitos de lingotes generalmente se realizan cuando el precio está más bajo de lo normal y se retiran cuando el precio aumenta.

El Banco de Ámsterdam otorga créditos y recibos por los depósitos de lingotes, y los comerciantes pueden usar estos créditos para pagar sus facturas de cambio. Los recibos y créditos del banco no suelen mantenerse juntos por mucho tiempo, ya que los comerciantes los intercambian según su conveniencia y sus expectativas sobre las fluctuaciones del precio de los lingotes.

Smith también aborda cómo el banco se beneficia de estos depósitos al cobrar tarifas y al vender dinero del banco con un ágio (una prima en el valor de cambio). El Banco de Ámsterdam ha sido durante mucho tiempo el principal almacén de lingotes en Europa y, según Smith, es muy probable que mantenga en sus depósitos el oro y la plata correspondientes a los créditos otorgados.

El capítulo también menciona que la ciudad de Ámsterdam obtiene ingresos del banco a través de diversas tarifas y comisiones, así como también de la compra y venta de dinero del banco con ágio. En general, este capítulo resalta la importancia del Banco de Ámsterdam en la economía de la época y cómo las fluctuaciones en el precio de los lingotes influyen en sus operaciones.

Parte II: De lo irrazonable de esas restricciones extraordinarias bajo otros principios

En esta parte del capítulo, Adam Smith argumenta que la doctrina del balance comercial, en la que se basan muchas regulaciones y restricciones comerciales, es absurda y no necesaria. Smith sostiene que el comercio entre dos países es siempre ventajoso para ambos, aunque no siempre en la misma medida. El beneficio no se mide por el aumento de oro y plata, sino por el incremento del valor intercambiable de la producción anual y el aumento de los ingresos de sus habitantes.

Smith sostiene que cuando dos países comercian entre sí, ambos ganan, y si el comercio es equilibrado, ambos ganan de manera similar. Sin embargo, si un país exporta principalmente bienes nativos y el otro importa bienes extranjeros, el país que exporta bienes nativos ganará más. En términos de importaciones y exportaciones, el país con la mayor proporción de bienes nativos en sus cargas será el principal beneficiado.

También se aborda el argumento de que el comercio con oro y plata (en lugar de bienes) podría agotar a un país de estos metales. Smith señala que no hay un riesgo real de agotamiento de oro y plata siempre que un país tenga los medios para adquirirlos. Analiza el comercio de vinos y argumenta que su bajo costo no conduce al exceso de consumo, sino a la moderación. En cambio, en los países donde el vino es caro, la embriaguez es un vicio común. Smith sugiere que eliminar los impuestos sobre el vino podría resultar en una sobriedad casi universal.

A continuación, critica la creencia de que el interés de una nación consiste en empobrecer a sus vecinos y la rivalidad comercial que surge de ello. Argumenta que el comercio debería ser un vínculo de unión y amistad entre naciones, en lugar de generar discordia y animosidad. Smith señala que el espíritu de monopolio fue el origen de esta creencia errónea y que los comerciantes y fabricantes buscan monopolizar el mercado interno, lo que lleva a restricciones y altos aranceles en el comercio exterior.

Smith argumenta que la riqueza de una nación vecina es beneficiosa en el comercio y permite un mejor mercado para los productos de una nación. Utiliza el ejemplo de Francia e Inglaterra, señalando que, si no fuera por la rivalidad y la animosidad nacional, el comercio entre estos dos países podría ser extremadamente beneficioso para ambos. Destaca que sería más beneficioso incluso que el comercio con las colonias de América del Norte.

A pesar de estos beneficios potenciales, las circunstancias que harían que el comercio entre estos dos países fuera tan ventajoso también han generado los principales obstáculos para el mismo. La competencia entre comerciantes y fabricantes de ambos países aumenta la animosidad y la rivalidad comercial.

Smith también enfatiza la diferencia entre el balance comercial y el balance de producción y consumo. Este último es crucial para el crecimiento o la decadencia de una nación, mientras que el primero puede no ser un indicador confiable de la riqueza de una nación. Un país puede tener un balance comercial negativo pero seguir aumentando su riqueza si el valor de su producción anual supera su consumo.

El capítulo continúa con un analisis de las consecuencias de las políticas comerciales restrictivas y el espíritu de monopolio en el comercio internacional. Critica la idea de que el interés de una nación consiste en empobrecer a sus vecinos, lo que conduce a una rivalidad comercial y animosidad entre naciones. Smith argumenta que, en cambio, el comercio debería ser un vínculo de unión y amistad entre naciones, beneficiando a todas las partes involucradas. Utiliza el ejemplo de Francia e Inglaterra para ilustrar cómo un comercio libre y abierto entre dos naciones podría ser altamente beneficioso para ambas partes, en lugar de generar competencia y animosidad.

Aquí, destaca la importancia de diferenciar entre el balance comercial y el balance de producción y consumo. El balance de producción y consumo es un indicador clave del crecimiento o la decadencia de una nación, mientras que el balance comercial puede no ser un indicador confiable de la riqueza de una nación.

En resumen, critica las políticas comerciales restrictivas y el espíritu de monopolio, y aboga por un enfoque de comercio internacional más cooperativo y menos competitivo, que beneficiaría a todas las naciones involucradas y fomentaría un crecimiento económico más sostenible y equitativo.

Capítulo IV: De los “drawbacks” o incentivos fiscales en las políticas comerciales

En este capítulo, Adam Smith aborda el tema de los “drawbacks” o incentivos fiscales en las políticas comerciales. Estos incentivos permiten a los comerciantes recuperar, total o parcialmente, los impuestos pagados en el proceso de producción y venta de bienes. Smith argumenta que estos incentivos son razonables, ya que no promueven la exportación de más bienes de los que se hubieran exportado si no se hubieran impuesto impuestos. Además, no distorsionan el equilibrio natural del empleo en la sociedad.

Smith también explica que, en Gran Bretaña, los “drawbacks” en la reexportación de bienes importados representan una gran parte de los impuestos pagados en la importación. A pesar de las reglas generales, hay muchas excepciones y limitaciones en el sistema de “drawbacks” que lo hacen más complejo.

Algunos bienes, como el tabaco y el azúcar, reciben incentivos fiscales especiales debido a su monopolio en el mercado. Otros bienes, especialmente aquellos que compiten directamente con los fabricantes locales, tienen restricciones en su importación y exportación, y no se les permite recuperar los impuestos pagados. Smith también menciona cómo Gran Bretaña se muestra reacia a importar y exportar bienes franceses, reteniendo parte de los impuestos pagados en la exportación.

Por último, Adam Smith continúa discutiendo sobre cómo pueden justificarse. Menciona que, en ciertos casos, los drawbacks pueden ser útiles para permitir el comercio y mantener la división natural del trabajo. Sin embargo, estos sólo son justificables cuando se aplican a la exportación de mercancías a países extranjeros e independientes, y no a aquellos en los que los comerciantes y fabricantes disfrutan de un monopolio, como las colonias americanas.

Smith también aborda el tema de los abusos en los drawbacks, especialmente en el caso del tabaco. Estos abusos han llevado a fraudes que perjudican tanto a la recaudación de impuestos como al comercio justo. En general, los drawbacks pueden ser justificados en ciertos casos, pero su utilidad y efectividad dependen de las circunstancias específicas y de si realmente promueven el comercio y la industria de manera equitativa.

Capítulo V: De de las primas a la exportación

Puntos principales

El capítulo 5 del Libro IV es particularmente extenso. Por tal motivo, voy a ofrecer esta versión bien breve de su contenido, para luego ofrecer la versión más extensa.

De forma muy resumida, en este capítulo Adam Smith analiza el comercio de granos y las leyes que lo regulan. Expone cómo las restricciones y políticas erróneas en el comercio de granos pueden tener consecuencias negativas en la economía y el bienestar de la población. Smith argumenta que los gobiernos deben ceder a las creencias populares para mantener la tranquilidad pública, comparando las leyes sobre el comercio de granos con las leyes sobre la religión.

Smith destaca que, a pesar de las restricciones comerciales en Gran Bretaña, el país experimentó un crecimiento significativo debido a la seguridad que proporcionan las leyes británicas en términos de proteger el fruto del trabajo de cada individuo. También compara la situación de Gran Bretaña con la de España y Portugal, que a pesar de tener leyes similares sobre el comercio de granos, son países más pobres debido a factores como la prohibición de exportar oro y plata y la falta de libertad y seguridad para la industria.

Finalmente, el autor analiza una nueva ley que introduce cambios en las leyes sobre el comercio de granos, abriendo el mercado nacional a suministros extranjeros a precios más bajos y ajustando las condiciones para las primas de exportación. Aunque no considera que esta ley sea perfecta, sugiere que puede ser un paso hacia un sistema mejor. En resumen, este capítulo destaca la importancia de un comercio de granos regulado adecuadamente y la influencia que pueden tener las leyes y regulaciones en la economía y el bienestar de un país.

Resumen completo

En este capítulo, Adam Smith analiza el tema de las primas a la exportación y sus efectos en la economía. Las primas se otorgan para estimular ciertas ramas de la industria y fomentar la exportación de bienes, lo que, en teoría, favorecería el balance comercial de un país. Sin embargo, Smith argumenta que solo se deben otorgar primas a aquellas ramas que no podrían funcionar sin ellas, y que, en muchos casos, las primas no son necesarias.

Además, Smith señala que las primas pueden tener efectos negativos en la economía al distorsionar los precios y limitar el crecimiento de la industria y la población. El autor sostiene que las primas no aumentan el valor real del maíz, sino que degradan el valor real de la plata, afectando el precio del maíz y, en consecuencia, el precio de otros bienes y servicios.

En resumen, Smith argumenta que las primas a la exportación no siempre son necesarias y pueden tener efectos negativos en la economía al distorsionar los precios y limitar el crecimiento en áreas clave.

El capítulo explica cómo al regular el precio del dinero de la producción agrícola, se regula el precio de los materiales de casi todas las manufacturas. Además, al regular el precio del dinero del trabajo, se regula el de la industria manufacturera. Smith argumenta que la subvención en la exportación del maíz opera de manera similar a la política de España y Portugal, que encarece el maíz en el mercado nacional y lo abarata en el extranjero, afectando el valor de la plata y la competitividad de las manufacturas locales.

La subvención perjudica a las manufacturas sin prestar un servicio significativo a los agricultores o terratenientes. Sin embargo, beneficia a los comerciantes de maíz, que pueden exportar más en años de abundancia y vender a mejor precio en años de escasez. Smith sostiene que es en este grupo donde se observa el mayor entusiasmo por la continuación o renovación de la subvención.

Luego, Adam Smith critica la política de imponer altos aranceles a la importación de granos extranjeros y el establecimiento de una subvención para los productores locales. Argumenta que, a diferencia de los bienes manufacturados, el valor real del maíz no puede aumentarse simplemente aumentando su precio nominal. Smith sostiene que las subvenciones a la exportación pueden ser perjudiciales y no promueven la producción, a diferencia de las subvenciones a la producción, que podrían ser más efectivas pero rara vez se otorgan.

Además, aborda el tema de las subvenciones al tonelaje en la pesca del arenque y la ballena, que aunque podrían considerarse como una forma de subvención a la producción, en realidad tienen efectos similares a las subvenciones a la exportación. A pesar de las afirmaciones de que estas subvenciones podrían contribuir a la defensa nacional al aumentar el número de marineros y barcos, Smith cree que la legislatura ha sido engañada en al menos uno de estos casos, ya que la subvención parece ser demasiado grande. A lo largo de once años, las subvenciones han costado una cantidad significativa al gobierno por cada barril de arenques capturados, y Smith cuestiona la efectividad de estas políticas en comparación con sus costos.

El capítulo 5 luego continúa con una extensa digresión sobre el comercio de granos. Adam Smith critica las leyes y regulaciones relacionadas con el comercio del grano y las primas por exportación. Argumenta que estas regulaciones no son merecedoras de elogio, ya que no benefician a la economía ni a la población en general.

Smith identifica cuatro ramas separadas en el comercio del grano: el comerciante interno, el importador para consumo interno, el exportador de productos locales para consumo externo y el transportista. Aunque estas ramas pueden ser manejadas por una sola persona, cada una tiene sus propias características y desafíos.

El autor destaca que el interés del comerciante interno y el del pueblo están alineados, incluso en años de escasez. El comerciante busca elevar el precio del grano sólo lo suficiente como para desalentar el consumo excesivo y promover la administración prudente de los recursos. Si los precios suben demasiado, puede resultar en una sobreoferta al final de la temporada. En cambio, si los precios no suben lo suficiente, podría haber una escasez de suministro y una hambruna.

Smith sostiene que es improbable que un grupo de comerciantes monopolice el comercio de granos, ya que el valor del grano supera el capital de los comerciantes y está distribuido en numerosos productores y vendedores. Aunque un comerciante podría intentar manipular el precio del grano, sus competidores también estarían interesados en vender su grano al mejor precio posible, lo que mantiene un equilibrio en el mercado.

Además, el autor señala que las hambrunas y la escasez en Europa han sido causadas principalmente por factores externos, como las condiciones climáticas y las guerras, y no por la manipulación de precios por parte de los comerciantes de granos. Las intervenciones gubernamentales inapropiadas, como fijar precios, pueden agravar estos problemas en lugar de solucionarlos.

Smith concluye que la mejor manera de prevenir y paliar los efectos de una escasez de grano es permitir la libre operación del mercado. El comercio libre y sin restricciones garantiza un suministro adecuado y evita las consecuencias negativas de la intervención gubernamental. A pesar de esto, los comerciantes de granos a menudo enfrentan hostilidad pública durante los años de escasez, lo que desalienta a las personas con carácter y fortuna de participar en este comercio.

En la antigua política europea, en lugar de desalentar el odio popular hacia un comercio beneficioso, parecía autorizarlo y alentarlo. Por ejemplo, en Inglaterra, la ley castigaba a quienes compraban maíz o grano con la intención de revenderlo, considerándolos acaparadores ilegales.

Nuestros antepasados pensaban que la gente compraría el maíz más barato directamente del agricultor que del comerciante de granos, por lo que intentaron eliminar por completo el comercio del comerciante. Se impusieron muchas restricciones a los intermediarios en el comercio del maíz, que solo podían ejercer con una licencia que demostrara su honradez y trato justo. Sin embargo, estas restricciones se consideraron insuficientes y, posteriormente, la concesión de la licencia se limitó a las sesiones trimestrales.

La política europea intentó regular la agricultura de manera diferente a como lo hizo con la manufactura. La ley obligaba al agricultor a dividir su capital entre dos empleos diferentes, mientras que al fabricante se le prohibía ejercer el comercio de un minorista. El agricultor no podía permitirse vender su maíz más barato que cualquier otro comerciante de maíz en caso de libre competencia.

El comerciante que puede emplear todo su capital en un solo negocio tiene una ventaja similar al trabajador que puede emplear toda su mano de obra en una sola operación. Ambos pueden ofrecer sus productos más baratos que si su capital o atención se emplearan en una variedad de objetos. La ley que prohibía al fabricante ejercer el comercio de un minorista intentó acelerar la división en el empleo del capital, mientras que la ley que obligaba al agricultor a ejercer el comercio de un comerciante de maíz intentó frenarla. Ambas leyes eran violaciones de la libertad natural y, por lo tanto, injustas e impolíticas.

Esta ley que obligaba al agricultor a ejercer el comercio de un comerciante de maíz no solo obstaculizó la división beneficiosa en el empleo del capital, sino que también impidió la mejora y el cultivo de la tierra. Al obligar al agricultor a llevar dos negocios en lugar de uno, se vio forzado a dividir su capital en dos partes, de las cuales solo una podía emplearse en el cultivo. Si hubiera sido libre de vender su cosecha a un comerciante de maíz, todo su capital podría haber vuelto inmediatamente a la tierra y emplearse en comprar más ganado y contratar más trabajadores. Pero al obligarlo a vender su maíz al por menor, tenía que mantener gran parte de su capital en graneros y almacenes durante todo el año, lo que dificultaba el cultivo. Por lo tanto, esta ley obstaculizó la mejora de la tierra y, en lugar de abaratar el maíz, debió haberlo hecho más escaso y, por lo tanto, más caro de lo que habría sido de otro modo.

Luego, Adam Smith destaca la importancia del comerciante de granos en el aumento de la producción de maíz y cómo este comercio, si se protege y fomenta adecuadamente, puede contribuir al desarrollo de la agricultura. Al proporcionar un mercado a los agricultores, el comerciante de granos les permite mantener su capital invertido en la agricultura y les apoya en caso de pérdidas o desastres.

Smith menciona que establecer un comercio similar entre agricultores y comerciantes de granos podría beneficiar a ambos, pero admite que quizás no sea posible implementarlo de manera universal y rápida. A continuación, analiza el estatuto de Eduardo VI que, al prohibir intermediarios entre productores y consumidores, intentó eliminar un comercio que en realidad contribuía al crecimiento del maíz. Este estatuto fue suavizado posteriormente por leyes que permitían la acumulación de granos bajo ciertas condiciones.

Sin embargo, Smith señala que este estatuto perpetúa dos ideas erróneas populares: que el precio del trigo puede llegar a un punto en el que se acapara y perjudica a la población, y que existe un precio en el que el trigo es comprado y revendido rápidamente en el mismo mercado, lo que también daña a la población. Smith argumenta que estas ideas son falsas y que la mejor solución es dejar el comercio de granos completamente libre.

Finalmente, menciona que el estatuto de Carlos II, a pesar de sus imperfecciones, ha contribuido a aumentar la producción agrícola y al abastecimiento del mercado interno más que cualquier otra ley. Smith sostiene que el comercio interno de granos es mucho más importante que el comercio exterior en términos de abastecimiento del mercado interno y fomento de la agricultura.

Luego, Adam Smith analiza las ramificaciones del comercio de granos en el mercado nacional y la importancia de la libre importación y exportación de granos en el contexto económico de su época.

Smith argumenta que permitir la importación de granos extranjeros para el consumo interno es beneficioso para la economía, ya que contribuye a satisfacer la demanda interna y, aunque puede disminuir el precio promedio del grano, no disminuye su valor real ni su capacidad para mantener a la fuerza laboral. Además, señala que permitir la importación libre de granos podría incentivar su cultivo.

El autor también critica las restricciones a la importación de granos que existían en su época, como las altas tasas y los aranceles. Aunque estas medidas fueron implementadas con la intención de proteger a los agricultores locales, Smith argumenta que en realidad son perjudiciales para el crecimiento y desarrollo del país.

El comercio de granos para consumo extranjero no contribuye directamente a la oferta en el mercado interno, pero sí lo hace de manera indirecta. Smith sostiene que la prohibición de la exportación limita el crecimiento y la expansión del comercio en el país, mientras que la libertad de exportación permite extender la oferta y alcanzar a otras naciones.

Smith también critica las leyes que restringen la exportación de granos cuando el precio excede cierto límite, argumentando que estas leyes perjudican el comercio y la economía en general. Sugiere que si todos los países adoptaran un sistema liberal de libre exportación e importación, se reduciría el riesgo de escasez y hambruna, ya que la oferta de granos de un país podría aliviar la demanda en otro.

En resumen, en esta sección del libro, Adam Smith aboga por la liberalización del comercio de granos, argumentando que la libre importación y exportación de granos es beneficiosa tanto para el mercado interno como para el comercio internacional.

Finalmente, Adam Smith compara las leyes sobre el comercio del grano con las leyes sobre la religión, destacando cómo los gobiernos deben ceder a las creencias populares para mantener la tranquilidad pública. Smith argumenta que el comercio de transporte e importación de granos puede contribuir al suministro abundante en el mercado nacional, aunque no sea su objetivo principal.

Sin embargo, este comercio estaba prácticamente prohibido en Gran Bretaña debido a las leyes restrictivas y aranceles sobre la importación y exportación de granos. A pesar de esto, Gran Bretaña experimentó una prosperidad significativa, que Smith atribuye a la seguridad que proporcionan las leyes británicas en términos de proteger el fruto del trabajo de cada individuo.

El autor también compara la situación de Gran Bretaña con la de España y Portugal, que a pesar de tener leyes similares sobre el comercio de granos, son países más pobres debido a factores como la prohibición de exportar oro y plata y la falta de libertad y seguridad para la industria.

Finalmente, Smith analiza una nueva ley que introduce cambios en las leyes sobre el comercio de granos, abriendo el mercado nacional a suministros extranjeros a precios más bajos y ajustando las condiciones para las primas de exportación. Aunque no considera que esta ley sea perfecta, sugiere que puede ser un paso hacia un sistema mejor.

Capítulo VI: De los acuerdos comerciales

En este capítulo, Adam Smith analiza los tratados comerciales y sus efectos en la economía. Smith sostiene que un país que favorece a otro mediante un tratado comercial que permite la entrada de ciertos bienes o los exime de aranceles, le otorga una ventaja a los comerciantes y fabricantes del país favorecido. Estos comerciantes y fabricantes disfrutan de una especie de monopolio en el país que les concede tales beneficios.

Sin embargo, los tratados comerciales pueden ser desventajosos para el país que otorga los beneficios, ya que concede un monopolio a una nación extranjera y, a menudo, debe comprar los bienes extranjeros que necesita a un precio más alto que si hubiera una libre competencia. A pesar de esto, el país favorecedor todavía puede ganar con el comercio, aunque menos que si hubiera una competencia libre.

Smith examina el Tratado de Comercio entre Inglaterra y Portugal de 1703, conocido como el Tratado de Methuen, que ha sido muy elogiado como un ejemplo de política comercial exitosa. El tratado estipula que Portugal debe admitir los productos de lana británicos y, a cambio, Gran Bretaña debe admitir los vinos portugueses con una reducción del arancel. Smith argumenta que este tratado es claramente ventajoso para Portugal y desventajoso para Gran Bretaña.

Smith también discute el comercio de oro y cómo Gran Bretaña obtiene la mayor parte de su oro de Portugal. A pesar de que el comercio con Portugal podría ser más ventajoso si se compraran directamente bienes de consumo con el oro en lugar de emplearlo en un comercio indirecto, Smith señala que Gran Bretaña podría obtener fácilmente todo el oro que necesita de otros países si se le excluyera del comercio con Portugal.

Luego, Adam Smith señala cómo el comercio con Portugal estaba basado en una idea errónea de que Inglaterra no podría subsistir sin él. A pesar de esto, reconoce que el comercio de Portugal ofrece una ventaja considerable al facilitar las transacciones comerciales a través del oro y la plata, que son más fáciles de transportar y más aceptados que otros bienes.

Smith también discute el papel del oro y la plata en la acuñación de monedas, señalando que la mayor parte del nuevo oro y plata utilizado para hacer monedas proviene de monedas viejas derretidas. Comenta que el beneficio de acuñar nuevas monedas es limitado, ya que la mayor parte del dinero en circulación suele estar desgastado o alejado de su estándar.

Aborda el tema del señoreaje, que es el beneficio que obtiene el gobierno al acuñar monedas. Argumenta que si el señoreaje no es excesivo, puede evitar que las monedas sean derretidas o exportadas, lo que a su vez evita la devaluación de la moneda. Sin embargo, si el señoreaje es demasiado alto, podría incentivar la falsificación de monedas.

Finalmente, Smith critica la ley que exime de impuestos la acuñación de monedas en Inglaterra, sugiriendo que fue implementada para beneficiar al Banco de Inglaterra. Explica que, aunque la ley puede haber sido útil en ciertos momentos, es posible que el banco se haya equivocado en sus propios intereses, ya que el señoreaje habría compensado cualquier pérdida en el valor de las monedas acuñadas.

Finalmente, Adam Smith analiza el impacto del seignorage (la diferencia entre el valor de la moneda y el costo de su producción) en la economía. Smith argumenta que un seignorage moderado no aumentaría los gastos del banco ni de ninguna otra persona que lleve su oro a la Casa de la Moneda para acuñar monedas, y la falta de un seignorage moderado no los disminuiría.

El autor sostiene que, en un sistema donde el seignorage es moderado, el banco o cualquier otra persona no perdería ni ganaría en el proceso de acuñación de monedas. Si el seignorage es lo suficientemente bajo como para no alentar la falsificación, nadie paga realmente el impuesto sobre la acuñación, ya que todos lo recuperan en el valor avanzado de la moneda.

Smith también señala que el gobierno, al cubrir los gastos de acuñación, no solo incurre en un pequeño gasto, sino que también pierde ingresos que podría obtener a través de un seignorage adecuado. Sin embargo, ni el banco ni ninguna otra persona se benefician de esta “generosidad pública inútil”.

El autor sugiere que si el Banco de Inglaterra aceptara un seignorage, podría evitar pérdidas significativas en caso de que el oro se degradara por debajo de su peso estándar. Aunque el ahorro de una cantidad pequeña puede parecer insignificante, Smith argumenta que el ahorro de una suma mayor en un evento no improbable merece la atención seria del gobierno y del Banco de Inglaterra.

Capítulo VII: De los motivos para establecer nuevas colonias

Parte I: De las Colonias

En la Parte I de este capítulo, Adam Smith analiza los motivos para establecer nuevas colonias en la historia. Compara las colonias griegas y romanas con las colonias europeas en América y las Indias Occidentales.

Las colonias griegas y romanas se establecieron debido a la necesidad y la utilidad clara. Las ciudades-estado griegas tenían territorios pequeños y, cuando la población crecía demasiado, enviaban parte de ella en busca de un nuevo lugar para establecerse. Las colonias romanas se fundaron principalmente en Italia y servían como guarniciones en las provincias conquistadas. En ambos casos, las colonias eran independientes de la ciudad madre en términos de gobierno y leyes.

En cambio, las colonias europeas en América y las Indias Occidentales no surgieron por necesidad, y la utilidad que obtuvieron de ellas no era tan clara ni evidente. Smith describe cómo los venecianos y portugueses buscaban rutas comerciales hacia Asia y África, lo que llevó a la exploración y el descubrimiento de nuevas tierras. Aunque se esperaba encontrar riquezas similares a las de China o India, las tierras descubiertas por Cristóbal Colón y otros exploradores eran completamente diferentes, habitadas por tribus de indígenas y cubiertas de bosques.

En otras palabras, las colonias antiguas y las europeas en América y las Indias Occidentales se establecieron por motivos diferentes y tuvieron características distintas. Las primeras se basaron en la necesidad y la utilidad clara, mientras que las segundas surgieron de la exploración y el comercio, con objetivos menos claros y evidentes en un principio.

Luego, Adam Smith analiza cómo el descubrimiento de América por Cristóbal Colón fue impulsado por la búsqueda de riquezas, específicamente oro y plata. Colón se esforzó en representar las tierras descubiertas como de gran importancia para la corona española, a pesar de que sus recursos naturales no eran tan valiosos como él esperaba. No obstante, la promesa de encontrar oro y plata llevó a la colonización española y a la explotación de los recursos y poblaciones nativas.

Los primeros exploradores españoles extrajeron oro y plata de las tierras descubiertas, pero pronto se agotaron estos recursos, lo que llevó a la búsqueda de minas más profundas. A pesar de los riesgos y costos asociados a la minería, la ambición y la búsqueda de riquezas impulsaron a más personas a aventurarse en el Nuevo Mundo. La conquista de México y Perú eventualmente proporcionó a los españoles grandes cantidades de metales preciosos, pero otros colonizadores europeos no tuvieron la misma suerte en sus territorios.

En resumen, la búsqueda de oro y plata fue el principal motor para la colonización y exploración de América por parte de los europeos, aunque sus expectativas a menudo resultaron ser exageradas e infundadas.

Parte II: Causas de la prosperidad de las colonias

En la segunda parte del capítulo 7 del Libro IV, Adam Smith analiza las causas de la prosperidad de las nuevas colonias. Explica que las colonias de una nación civilizada que se establecen en un país escasamente poblado avanzan rápidamente hacia la riqueza y grandeza. Los colonos llevan consigo conocimientos superiores en agricultura y otras artes útiles, así como una noción de gobierno y administración de justicia.

Smith sostiene que la abundancia de tierra fértil y la ausencia de impuestos y rentas permiten a los colonos prosperar rápidamente. Los salarios altos y la disponibilidad de tierras incentivan el crecimiento demográfico y la mejora de la colonia. Así, las colonias crecen en riqueza y grandeza.

El autor compara la rápida prosperidad de las antiguas colonias griegas con la menos exitosa historia de las colonias romanas. Las colonias europeas en América y las Indias Occidentales, en cambio, superan a las colonias griegas en términos de abundancia de tierras y recursos.

A pesar de la atención de España en sus colonias americanas y la explotación de oro y plata, las colonias españolas no son consideradas tan prósperas como las de otras naciones europeas. La colonia portuguesa en Brasil, por ejemplo, creció hasta ser una gran y poderosa colonia debido a su independencia y a la falta de explotación de recursos minerales.

Además, Smith menciona los intentos de establecimiento en el Nuevo Mundo por parte de otras naciones europeas como Inglaterra, Francia, Holanda, Dinamarca y Suecia durante el siglo XVII. Aunque algunos de estos intentos tuvieron éxito, otros fueron absorbidos o fracasaron debido a la falta de apoyo de la nación madre.

Adam Smith analiza las diferentes políticas coloniales de las potencias europeas y sus impactos en el crecimiento y desarrollo de las colonias. Comenta que los asentamientos holandeses en el este y oeste de las Indias, aunque han progresado, su crecimiento ha sido lento en comparación con otras colonias. Smith atribuye parte de la prosperidad de las colonias holandesas a la relajación de los privilegios exclusivos de la compañía.

La colonia francesa de Canadá, bajo el gobierno de una compañía exclusiva, también experimentó un crecimiento lento, pero se aceleró después de que la compañía fue disuelta. En cuanto a las colonias inglesas en América del Norte, Smith destaca que la abundancia de tierras y la libertad para gestionar sus propios asuntos han sido dos factores clave en su rápida prosperidad. Las políticas coloniales inglesas también han sido más favorables para el mejoramiento y cultivo de tierras en comparación con las de otras naciones. Además, las colonias inglesas han sido favorecidas por un mercado más amplio para su excedente de producción en comparación con las colonias de otras naciones europeas.

Smith critica las políticas coloniales que otorgan a compañías exclusivas el control sobre el comercio y el acceso a recursos, argumentando que esto perjudica el crecimiento y desarrollo de las colonias. En resumen, el autor destaca que las políticas coloniales y las condiciones económicas tienen un impacto significativo en el éxito y la prosperidad de las colonias.

Luego, Adam Smith discute cómo diferentes naciones han tratado de controlar el comercio de sus colonias. Algunas naciones, como España, han establecido compañías exclusivas y políticas restrictivas que han resultado en precios elevados y comercio limitado. Otras, como Inglaterra y Francia, han permitido un comercio más libre con sus colonias, lo que ha llevado a precios más razonables y mayores oportunidades de mercado.

Smith menciona que las colonias británicas tienen ciertas restricciones en la exportación de sus productos, llamados “enumerados” y “no enumerados”. Los productos no enumerados, como el grano, la madera y el azúcar, pueden exportarse a otros países siempre que sea en barcos británicos o de plantación. La política británica ha permitido que las colonias prosperen y encuentren mercados para sus productos, aunque algunas regulaciones pueden haber tenido un impacto involuntariamente positivo en la industria y el desarrollo de las colonias.

En general, Smith argumenta que la libertad de comercio entre las colonias británicas ha llevado a un crecimiento económico y a la creación de un gran mercado interno entre ellas.

Hacia la mitad de la Parte II del capítulo 7 del Libro IV de La Riqueza de las Naciones, se centra en cómo la política comercial de Inglaterra ha favorecido a sus propias colonias, pero también ha limitado su capacidad para desarrollar manufacturas avanzadas. Inglaterra ha impuesto altos aranceles y prohibiciones a las colonias para asegurar que las manufacturas avanzadas se mantengan en la metrópoli. A pesar de estas restricciones, las colonias inglesas han disfrutado de una mayor libertad en comparación con las colonias de otras naciones.

Por ejemplo, Gran Bretaña ha impuesto aranceles más bajos a los productos de sus colonias, como azúcar sin refinar y hierro en bruto, en comparación con productos similares importados de otras naciones. Sin embargo, ha prohibido la construcción de hornos de acero y fábricas de productos de acero en las colonias americanas, impidiendo el desarrollo de industrias más avanzadas en la región.

La política de Gran Bretaña hacia las colonias ha sido en general menos restrictiva que la de otras naciones como España, Portugal y Francia. Aunque las colonias inglesas han enfrentado restricciones en su comercio exterior, gozan de una libertad casi total para gestionar sus propios asuntos. A pesar de las prohibiciones y limitaciones impuestas, las colonias inglesas han prosperado y experimentado un rápido crecimiento, especialmente en América del Norte.

En comparación, las colonias de otras naciones han sufrido políticas más opresivas y una gestión menos eficiente. Sin embargo, las colonias de azúcar de Francia han mostrado un progreso similar al de las colonias inglesas, ya que no han enfrentado restricciones en la refinación de su propio azúcar y han adoptado una mejor gestión de sus esclavos.

En otras palabras, la política comercial de Inglaterra hacia sus colonias ha sido en gran parte proteccionista y favorable a los intereses de los comerciantes y fabricantes británicos, pero también ha permitido un mayor grado de libertad y autonomía en comparación con las colonias de otras naciones.

Hacia el final, Adam Smith discute la esclavitud y su relación con la economía de las colonias europeas en América. Señala que la esclavitud es común en las colonias productoras de azúcar y que los colonos franceses son considerados mejores en la gestión de sus esclavos que los ingleses. Smith argumenta que la condición de los esclavos tiende a ser mejor bajo un gobierno arbitrario que bajo uno libre, ya que el gobierno arbitrario puede ofrecer cierta protección al esclavo.

El autor también analiza cómo las colonias de azúcar de Francia e Inglaterra se han desarrollado. Mientras que las colonias francesas crecieron principalmente a través del cultivo y la mejora de su suelo, las colonias inglesas se beneficiaron en gran medida del excedente de riqueza de Inglaterra. Smith sostiene que la buena gestión de los esclavos en las colonias francesas ha sido un factor clave en su éxito en comparación con las colonias inglesas.

Finalmente, Smith critica la política de Europa en la creación y gobernanza de sus colonias americanas, argumentando que tanto la injusticia como la falta de visión han sido fundamentales en la formación de estas colonias. A pesar de esto, Smith reconoce que la política europea ha contribuido a la formación de individuos con habilidades y visión para establecer y liderar estas colonias.

Parte III: De las ventajas que ha sacado Europa del descubrimiento de América, y del paso a las Indias Orientales por el cabo de Buena Esperanza

En esta sección, Adam Smith analiza las ventajas que Europa ha obtenido de la colonización de América y la apertura de una ruta hacia las Indias Orientales. Las ventajas se dividen en generales y particulares, siendo las generales aquellas que benefician a Europa en su conjunto y las particulares aquellas que benefician a cada país colonizador.

Las ventajas generales consisten en el aumento de los disfrutes y la industria en Europa. La importación de productos americanos proporciona a los habitantes de Europa una variedad de bienes que, de otro modo, no podrían haber obtenido. La colonización de América ha impulsado la industria de los países que comercian directa o indirectamente con ella, al ampliar el mercado para sus excedentes de producción.

Sin embargo, el comercio exclusivo de las colonias tiende a disminuir o limitar los disfrutes y la industria de los países que no lo poseen. También proporciona una ventaja relativa a los países que sí lo poseen, aunque esta ventaja puede ser más bien resultado de la limitación de la industria y producción de otros países, en lugar de aumentar la producción del país que disfruta del monopolio.

En este sentido, Smith argumenta que, aunque Inglaterra ha obtenido un monopolio en el comercio colonial, este monopolio ha sacrificado parte de las ventajas absolutas que podría haber obtenido de dicho comercio. Además, ha sometido a Inglaterra a desventajas tanto absolutas como relativas en casi todas las demás ramas del comercio.

El monopolio del comercio colonial ha desviado el capital de otros sectores hacia el comercio con las colonias, lo que ha aumentado la competencia y las ganancias en este sector mientras disminuye la competencia y las ganancias en los otros. Este efecto se ha mantenido desde el establecimiento del monopolio hasta el presente.

Adam Smith argumenta que el monopolio comercial con las colonias ha tenido dos efectos principales en la economía británica.

Primero, ha desviado el capital de otros sectores comerciales hacia el comercio colonial, lo que ha llevado a un declive en ciertas ramas del comercio exterior, especialmente con Europa y los países del Mediterráneo. Smith señala que el comercio colonial ha estado en constante crecimiento desde la implementación del Acta de Navegación, pero no ha llevado a un aumento proporcional en la riqueza de Gran Bretaña.

Segundo, el monopolio ha mantenido el índice de ganancias en todos los diferentes sectores del comercio británico más alto de lo que sería si se permitiera el libre comercio con las colonias. El monopolio ha reducido la competencia en el comercio colonial, aumentando las ganancias en ese sector, y también ha disminuido la competencia de los capitales británicos en otros sectores, aumentando las ganancias en esos sectores. Sin embargo, esto también ha puesto a Gran Bretaña en desventaja, ya que ha elevado el precio de sus productos y ha permitido a otros países competir mejor en los mercados internacionales.

En otras palabras, el monopolio del comercio colonial ha desviado el capital británico hacia un comercio menos beneficioso y ha mantenido las ganancias en niveles artificialmente altos, lo que ha perjudicado a Gran Bretaña en términos absolutos y relativos en el comercio internacional.

Luego, Adam Smith argumenta que el monopolio del comercio colonial ha forzado a una parte del capital de Gran Bretaña a alejarse del comercio extranjero directo y adentrarse en uno indirecto. Señala que algunas de las mercancías enviadas desde las colonias a Gran Bretaña exceden la demanda interna y deben ser exportadas a otros países, lo que requiere que parte del capital británico se emplee en un comercio de consumo indirecto.

El monopolio también ha desviado una parte del capital británico hacia el comercio de transporte, apoyando la industria de las colonias y otros países en lugar de la de Gran Bretaña. Smith argumenta que esto ha roto el equilibrio natural entre las diferentes ramas de la industria británica, haciendo que la economía sea menos segura y menos saludable de lo que sería en condiciones de libre comercio.

Smith sugiere que una relajación gradual de las leyes que otorgan a Gran Bretaña el comercio exclusivo con las colonias es la única solución para permitir que la economía británica recupere su equilibrio y crecimiento natural. Advierte que abrir el comercio colonial a todas las naciones de golpe podría causar pérdidas permanentes para aquellos cuyo capital está actualmente comprometido en ese comercio.

Distingue entre los efectos del comercio colonial y los del monopolio de ese comercio. Mientras que los primeros son siempre beneficiosos, los últimos son siempre perjudiciales. A pesar de los efectos negativos del monopolio, el comercio colonial en su conjunto sigue siendo beneficioso, aunque menos de lo que sería en un estado libre.

En su estado libre y natural, el comercio colonial abre un gran mercado distante para los productos de la industria británica que exceden la demanda de los mercados más cercanos. Este comercio incentiva a Gran Bretaña a aumentar continuamente su producción sin desviar recursos de otros mercados. Además, en su estado natural y libre, el comercio colonial aumenta la cantidad de trabajo productivo en Gran Bretaña sin alterar la dirección del empleo previo.

En el fragmento siguiente, Adam Smith argumenta que el monopolio del comercio colonial, al excluir la competencia de otras naciones y elevar la tasa de ganancia en el nuevo mercado, desvía productos y capitales de los mercados y empleos existentes. El propósito del monopolio es aumentar la participación en el comercio colonial, pero al hacerlo, disminuye la cantidad total de trabajo productivo y la producción anual de la tierra y mano de obra del país.

A pesar de esto, Smith sostiene que el comercio colonial sigue siendo beneficioso para Gran Bretaña debido a los efectos positivos que trae, como la creación de nuevos mercados y empleos. Aunque el monopolio es perjudicial, los beneficios del comercio colonial lo compensan en gran medida.

El comercio colonial beneficia principalmente a las manufacturas de Europa, ya que las colonias se enfocan en la agricultura y generalmente tienen un excedente de productos agrícolas para exportar. Al fomentar las manufacturas europeas, el comercio colonial estimula indirectamente la agricultura en Europa.

Smith utiliza los ejemplos de España y Portugal para demostrar que el monopolio del comercio colonial no es suficiente para establecer o mantener las manufacturas en un país. Estos países han dejado de ser potencias manufactureras a pesar de tener colonias ricas y fértiles.

En Inglaterra, sin embargo, los efectos positivos del comercio colonial, junto con otras causas como la libertad de comercio y la administración imparcial de justicia, han contrarrestado en gran medida los efectos negativos del monopolio.

Smith concluye que el monopolio del comercio colonial perjudica a todos los países, especialmente a las colonias, al disminuir la cantidad de trabajo productivo y la producción anual. También impide el crecimiento del capital y, por lo tanto, limita la acumulación de riqueza. Al aumentar la tasa de ganancia mercantil, el monopolio desalienta la mejora de la tierra y reduce la renta de la misma. El único beneficio del monopolio es elevar la tasa de ganancia mercantil, lo cual es perjudicial para el país en general.

Luego, Adam Smith argumenta que el propósito principal del dominio británico sobre sus colonias es mantener un monopolio comercial en beneficio de los comerciantes británicos. A pesar de los costos para Gran Bretaña y las colonias, el monopolio no ha generado un aumento en los ingresos públicos ni ha proporcionado fuerzas militares para el apoyo del gobierno civil o la defensa de la metrópoli. Smith sugiere que, aunque sería impensable que Gran Bretaña renuncie voluntariamente a su autoridad sobre las colonias, podría ser beneficioso para ambas partes establecer un tratado comercial que garantice un comercio libre y más ventajoso para la mayoría de la población.

Smith también discute cómo las colonias pueden ser gravadas, ya sea por sus propias asambleas o por el parlamento británico. Afirma que es improbable que las asambleas coloniales puedan administrar eficazmente los impuestos necesarios para el apoyo y la defensa del imperio, dado su conocimiento limitado y la falta de incentivos para hacerlo. En cambio, sugiere que el parlamento británico podría determinar la cantidad que cada colonia debe pagar y permitir que las asambleas provinciales recauden los impuestos de la manera que mejor se adapte a sus circunstancias. A pesar de que las colonias no estarían representadas en el parlamento, Smith argumenta que es poco probable que el parlamento imponga cargas excesivas a las colonias, basándose en la experiencia histórica.

Además, Adam Smith analiza el sistema de impuestos en diferentes provincias y cómo se aplican en relación con el gobierno central. Hace una comparación entre Francia y Gran Bretaña, donde en Francia el rey tiene más control sobre el sistema impositivo en ciertas provincias, mientras que en Gran Bretaña, el parlamento tiene menos autoridad en las colonias.

Smith argumenta que si Gran Bretaña tratara de imponer impuestos a las colonias sin su consentimiento, esto conduciría a conflictos similares a los que ocurrieron en la antigua Roma y en Francia durante la guerra civil. Sugiere que, en lugar de tratar de imponer impuestos por la fuerza, Gran Bretaña debería permitir que las colonias envíen representantes al parlamento para que puedan participar en la toma de decisiones.

Smith reconoce que la unión entre Gran Bretaña y las colonias podría enfrentar dificultades, pero argumenta que estas dificultades provienen principalmente de los prejuicios y opiniones de las personas en ambos lados del Atlántico. En resumen, Adam Smith aboga por un enfoque más inclusivo y cooperativo en la relación entre Gran Bretaña y sus colonias en lugar de tratar de imponer impuestos y control sin representación.

Smith aborda las preocupaciones de los habitantes de América sobre la distancia desde el centro de gobierno y cómo esto podría exponerlos a opresiones. Sin embargo, argumenta que sus representantes en el Parlamento serían capaces de protegerlos. Además, sugiere que el rápido crecimiento de América podría llevar eventualmente a que el asiento del gobierno se traslade allí.

Smith señala que la apertura del comercio con América y el descubrimiento de una ruta hacia las Indias Orientales han llevado al sistema mercantil a un nivel de esplendor y gloria sin precedentes, beneficiando a Europa en gran medida. Aunque algunos países poseen colonias y monopolizan ciertos aspectos del comercio, otros países a menudo disfrutan de mayores beneficios económicos debido a la demanda de bienes.

A pesar de los intentos injustos de monopolizar el comercio colonial, ningún país ha logrado quedarse con todos los beneficios; en cambio, los ha compartido con otros países. Smith argumenta que los monopolios en el comercio pueden ser perjudiciales y menos ventajosos para un país que otros empleos.

En última instancia, Smith sostiene que el capital de un país busca naturalmente la ocupación más ventajosa para ese país y que, en casos extraordinarios, el interés público puede requerir que se retire capital de empleos más cercanos y se dirija hacia empleos más distantes. En estos casos, los intereses y las inclinaciones naturales de las personas coinciden con el interés público.

Llegando hacia el final de la parte III de este capítulo, Adam Smith argumenta que los intereses y pasiones privadas de los individuos los llevan naturalmente a distribuir sus recursos en las actividades más beneficiosas para la sociedad. Sin embargo, las regulaciones del sistema mercantil pueden desequilibrar esta distribución natural. Smith señala que las regulaciones que afectan al comercio con América y las Indias Orientales lo desequilibran más que cualquier otra, ya que absorben una mayor cantidad de recursos.

El monopolio es el principal mecanismo en ambos casos, pero de diferentes tipos. En el comercio con América, cada nación busca controlar el mercado de sus colonias excluyendo a otras naciones del comercio directo. En el caso de las Indias Orientales, ninguna nación europea ha reclamado el derecho exclusivo de navegar en sus mares, pero el comercio ha sido sometido a compañías exclusivas. Estos monopolios, según Smith, son perjudiciales para la distribución natural de recursos en una sociedad, atrayendo o repeliendo recursos hacia un comercio específico.

Los monopolios del primer tipo atraen más recursos al comercio en el que están establecidos de lo que ocurriría de manera natural. Los monopolios del segundo tipo pueden atraer o repeler recursos hacia un comercio específico según las circunstancias.

Smith menciona que los monopolios no son necesarios para llevar a cabo el comercio con las Indias Orientales, como lo demuestra la experiencia de Portugal, que disfrutó de casi todo el comercio durante más de un siglo sin ninguna compañía exclusiva. Si una nación no puede llevar a cabo un comercio directo con las Indias Orientales, no implica necesariamente que deba establecerse una compañía exclusiva, sino que esa nación no debería comerciar directamente con las Indias Orientales en esas circunstancias.

Smith destaca que aunque los europeos poseen asentamientos en África y las Indias Orientales, no han establecido colonias tan prósperas como en América. Esto se debe a que las naciones de África y las Indias Orientales eran más pobladas y menos indefensas que los nativos americanos. Además, el genio de las compañías exclusivas es desfavorable para el crecimiento de nuevas colonias y ha sido la principal causa del escaso progreso en las Indias Orientales.

Finalmente, Adam Smith analiza las prácticas comerciales de las compañías inglesas y holandesas en las colonias de Asia. Ambas compañías han establecido monopolios y han llevado a cabo políticas destructivas en sus territorios conquistados, lo que ha resultado en la reducción de la producción y la degradación de la calidad de vida.

Smith critica el enfoque de las compañías al tratar sus territorios coloniales como una extensión de sus negocios comerciales en lugar de como un territorio soberano con intereses propios. Esta perspectiva ha llevado a las compañías a centrarse en maximizar sus propias ganancias a expensas de sus colonias. Además, los empleados de las compañías a menudo participan en el comercio por cuenta propia, lo que puede llevar a prácticas comerciales aún más restrictivas y perjudiciales.

Smith sostiene que el interés de los gobernantes coloniales y de las colonias es, en realidad, el mismo: aumentar la producción y la riqueza de la colonia. Sin embargo, las compañías y sus empleados a menudo actúan en contra de este interés, lo que resulta en una situación perjudicial tanto para la colonia como para sus gobernantes.

En resumen, Adam Smith considera que las compañías coloniales exclusivas son perjudiciales tanto para las colonias como para las naciones que las gobiernan. Su enfoque mercantilista y sus políticas monopolísticas han llevado a la explotación y el sufrimiento de las personas que viven en sus territorios.

Capítulo VIII: Conclusión sobre el Sistema Mercantil

En este capítulo, Adam Smith analiza cómo el sistema mercantilista busca enriquecer a un país mediante el estímulo de las exportaciones y la desincentivación de las importaciones. Sin embargo, en relación a algunas materias primas, este sistema parece seguir un enfoque opuesto, desalentando la exportación y alentando la importación. El objetivo final siempre es enriquecer al país a través de un balance comercial favorable.

Smith señala que se han implementado bounties (subsidios) y exenciones en ciertos casos, como la importación de lana, algodón, lino, pieles, entre otros, para fomentar la producción interna y aumentar la competitividad en el mercado mundial. No obstante, los grandes fabricantes han presionado para extender estas exenciones más allá de lo razonable, lo que en última instancia perjudica a los trabajadores pobres y no beneficia a la industria en general.

El autor menciona varias bounties implementadas a lo largo del tiempo para fomentar la importación de materias primas desde las colonias americanas, como madera, cáñamo y añil. Estos subsidios, aunque temporales, tuvieron un impacto en la economía y en la producción interna de Gran Bretaña. En general, Smith critica el sistema mercantilista por favorecer los intereses de los ricos y poderosos en detrimento de los pobres y necesitados.

Smith señala que mientras se otorgaron incentivos a las importaciones desde América, se impusieron aranceles a las importaciones desde otros países. También critica las leyes proteccionistas y monopolísticas creadas en respuesta a la presión de los comerciantes y fabricantes británicos.

Se mencionan las leyes draconianas y severas impuestas a la exportación de ovejas, corderos y carneros, así como a la exportación de lana. Se menciona que estas leyes no se aplicaron en su totalidad y que algunas fueron modificadas o reemplazadas por leyes más suaves.

También describe las restricciones impuestas al comercio interno de lana en Gran Bretaña, como las regulaciones sobre el empaque, transporte y responsabilidad de los habitantes en caso de violaciones a estas leyes. Estas restricciones se aplicaron en todo el país.

Luego discute las restricciones impuestas en los condados de Kent y Sussex, en relación al comercio de la lana. Estas restricciones obligan a los propietarios de lana a declarar y notificar la cantidad, peso y destino de las lanas vendidas, así como las personas involucradas en la transacción. Estas regulaciones también afectan el comercio costero, ya que se requiere declarar y asegurar el transporte de lana entre puertos.

Smith menciona que los fabricantes de lana inglesa afirmaron que la lana inglesa tenía una calidad superior a la de otros países y que, de prohibirse su exportación, Inglaterra podría monopolizar el comercio mundial de lana. Sin embargo, Smith desacredita esta afirmación, indicando que la lana inglesa no es necesaria para la fabricación de telas finas y que, de hecho, la lana española es más adecuada para este propósito.

A pesar de las restricciones que han deprimido el precio de la lana inglesa, Smith argumenta que la cantidad de lana producida anualmente no ha disminuido significativamente, ya que los ganaderos obtienen ganancias tanto del precio de la lana como del precio del ganado. Sin embargo, el efecto de estas regulaciones en la calidad de la lana inglesa podría haber sido mayor si el precio no hubiera sido tan bajo. A pesar de esto, la calidad de la lana inglesa ha mejorado durante el siglo, aunque el progreso podría haber sido mayor si el precio hubiera sido mejor.

Más adelante argumenta que las regulaciones que restringen la exportación de lana no parecen haber afectado significativamente la cantidad ni la calidad de la producción anual de lana, aunque sí pudo haber influido en la calidad más que en la cantidad. A pesar de esto, Smith considera que no se justifica la prohibición total de la exportación de lana, pero sí la imposición de un impuesto considerable sobre la misma.

Smith también menciona que la prohibición de exportar lana, a pesar de las penalizaciones, no evita que se exporte de manera ilegal. Sugiere que permitir la exportación legal de lana con un impuesto podría generar ingresos para el Estado, evitando la imposición de otros impuestos más gravosos e inconvenientes.

El autor también discute las restricciones y prohibiciones sobre la exportación de productos parcialmente manufacturados, como el cuero y los metales. Estas medidas, dice Smith, favorecen a los fabricantes locales, pero podrían tener un efecto negativo en el suministro y los precios del mercado interno. En algunos casos, se permite la importación de ciertos productos sin impuestos, pero se imponen impuestos a su exportación, lo que podría desincentivar el comercio y perjudicar a los consumidores.

En otras palabras, Smith argumenta que las restricciones y prohibiciones en la exportación de ciertos productos, como la lana y los productos parcialmente manufacturados, no tienen el efecto deseado y podrían ser perjudiciales para la economía en general. Sugiere que permitir la exportación con impuestos podría ser una alternativa más beneficiosa para el Estado y los ciudadanos.

En la parte final del capítulo, Smith critica las políticas comerciales proteccionistas que favorecen a los productores locales a expensas de los consumidores. Comenta sobre los aranceles y restricciones a la importación y exportación de ciertos productos, como las pieles de castor y el carbón, y cómo estos impuestos afectan a los consumidores y a la competencia.

Smith también señala la prohibición de exportar ciertos instrumentos de comercio y las sanciones para evitar que los artesanos enseñen sus habilidades en el extranjero. A pesar de que estas políticas buscan proteger a los fabricantes locales, Smith argumenta que en última instancia perjudican a los consumidores y son contrarias a la libertad individual.

El autor critica además el sistema mercantilista que sacrifica el interés del consumidor por el del productor, como en el caso de los tratados comerciales y las políticas coloniales. Smith señala que este sistema ha sido diseñado principalmente por los propios productores, y en particular por los comerciantes y fabricantes, quienes han logrado proteger sus intereses a expensas de otros.

Capítulo IX: De los Sistemas Agrícolas, o de aquellos Sistemas de Economía Política que Representan el Producto de la Tierra como la Fuente Única o Principal de Ingresos y Riqueza de Cada País (incluye los famosos «deberes del soberano»)

En esta primera parte del capítulo 9 del Libro IV de La Riqueza de las Naciones, Adam Smith aborda los sistemas agrícolas de la economía política. Explica que ningún país ha adoptado un sistema que considere la producción de la tierra como la única fuente de ingresos y riqueza. Sin embargo, analiza las ideas de algunos intelectuales franceses que abogan por este enfoque.

Smith menciona a Jean-Baptiste Colbert, ministro de Luis XIV, quien favoreció el sistema mercantilista y sobrevaloró la industria de las ciudades en detrimento de la agricultura. La prohibición de exportar granos y las restricciones sobre el transporte interprovincial de granos en Francia desalentaron y deprimieron la agricultura en el país.

En respuesta a este enfoque, los filósofos franceses propusieron un sistema que considera la agricultura como la fuente principal de ingresos y riqueza. Dividieron a la población en tres clases: propietarios de tierras, cultivadores (agricultores y trabajadores rurales) y artesanos, fabricantes y comerciantes. Los propietarios de tierras contribuyen al producto anual invirtiendo en mejoras en sus tierras, mientras que los cultivadores contribuyen con sus gastos originales y anuales en la producción agrícola.

En este sistema, la renta adecuada para el propietario de la tierra es solo la ganancia neta que queda después de pagar todos los gastos necesarios para obtener el producto bruto. Los cultivadores son considerados la “clase productiva” porque su trabajo, además de cubrir todos los gastos necesarios, genera una producción neta. Sus gastos originales y anuales se denominan “gastos productivos” porque, además de reemplazar su propio valor, permiten la reproducción anual de la producción neta.

Luego aborda el tema de los gastos en mejoras de la tierra por parte de los terratenientes, denominados “gastos en el suelo”. Estos gastos son considerados productivos, ya que después de un tiempo generan un excedente, siempre que se hayan recuperado completamente junto con las ganancias ordinarias del capital a través de la renta avanzada.

Smith explica que solo los gastos en el suelo, los gastos originales y anuales del agricultor, son considerados productivos en este sistema. Por otro lado, los artesanos y fabricantes, aunque comúnmente se consideran productivos, en realidad no generan ningún valor nuevo, ya que su trabajo solo reemplaza el capital que los emplea junto con sus ganancias ordinarias.

Según Smith, el capital mercantil también es igualmente estéril e improductivo que el capital de fabricación. No produce ningún valor nuevo y sus ganancias solo son la devolución del mantenimiento que su empleador avanza para sí mismo.

El autor señala que el trabajo de los artesanos y fabricantes no aumenta el valor del producto bruto anual total de la tierra, ya que el valor que agregan a ciertas partes se compensa con el consumo de otras partes. Por otro lado, el trabajo de los agricultores y trabajadores rurales sí genera un valor adicional, la renta del terrateniente, que es un producto neto y, por lo tanto, un gasto productivo.

Smith concluye que los artesanos, fabricantes y comerciantes solo pueden aumentar la riqueza de su sociedad mediante la parsimonia y la privación, mientras que los agricultores y trabajadores rurales pueden disfrutar de los fondos destinados a su subsistencia y, al mismo tiempo, aumentar la riqueza y los ingresos de su sociedad a través de su industria. En consecuencia, las naciones con una gran cantidad de propietarios y cultivadores pueden enriquecerse mediante la industria y el disfrute, mientras que las naciones compuestas principalmente por comerciantes, artesanos y fabricantes solo pueden enriquecerse mediante la parsimonia y la privación. Esto resulta en diferencias en el carácter común de la gente en dichas naciones.

Más adelante, Adam Smith sostiene que la clase improductiva, conformada por comerciantes, artesanos y fabricantes, es útil para las otras dos clases: los propietarios y los cultivadores. A pesar de que su trabajo no produce directamente un aumento en el valor del producto bruto de la tierra, su industria permite a los propietarios y cultivadores comprar bienes extranjeros y productos manufacturados de su propio país con menos esfuerzo y recursos. De esta manera, la industria de la clase improductiva contribuye indirectamente a aumentar la producción agrícola.

Según Smith, nunca es de interés para ninguna de las clases restringir o desalentar la industria de las otras. La cooperación y la competencia benefician a todos, y la clave para asegurar la prosperidad de las tres clases es establecer la justicia, la libertad y la igualdad.

Los estados mercantiles, como Holanda y Hamburgo, compuestos en gran medida por la clase improductiva, son útiles para los habitantes de otros países, ya que suplen la falta de comerciantes, artesanos y fabricantes en esos lugares. Por lo tanto, no es de interés para las naciones agrícolas desalentar la industria de esos estados mercantiles mediante la imposición de altos aranceles. Al contrario, la forma más efectiva de aumentar el valor del excedente agrícola y fomentar su crecimiento es permitir la mayor libertad posible en el comercio entre las naciones.

Adam Smith argumenta que la libertad de comercio es el método más eficaz para que una nación agrícola desarrolle sus propios artesanos, fabricantes y comerciantes. A medida que la producción agrícola aumenta, se crea un capital que eventualmente se empleará en el desarrollo de la industria nacional. Esta industria nacional, al contar con materiales y recursos locales, podría competir con los productos de estados mercantiles, incluso si carecen de habilidades y destrezas iniciales.

Según Smith, una nación agrícola que otorga libertad de comercio a otras naciones aumenta el valor del excedente de su producción, lo que finalmente permitirá el desarrollo de su propia industria. Sin embargo, si una nación agrícola impone altos aranceles o prohíbe el comercio con otras naciones, perjudica sus propios intereses. Al hacerlo, no solo disminuye el valor del excedente de su producción, sino que también otorga un monopolio del mercado interno a sus propios comerciantes y fabricantes, lo que a su vez desalienta la inversión en agricultura.

Smith sostiene que, aunque una política proteccionista podría permitir que una nación agrícola desarrolle su industria nacional más rápidamente, lo haría de manera prematura y a expensas de la agricultura, que es una industria más valiosa. Al fomentar el crecimiento de la industria manufacturera a expensas de la agricultura, se estaría favoreciendo una industria que solo reemplaza su capital y beneficios, en lugar de aquella que también genera un excedente para el terrateniente. En resumen, Smith aboga por la libertad de comercio como la estrategia más efectiva para el desarrollo equilibrado y sostenible de una nación agrícola.

En el segundo tercio de este capítulo, Adam Smith discute las ideas del autor francés François Quesnay sobre la distribución de la producción anual de un país entre las tres clases mencionadas anteriormente (propietarios, cultivadores y clase improductiva). Según Quesnay, la distribución ideal ocurriría en un estado de perfecta libertad y justicia, lo que resultaría en la mayor prosperidad posible.

Quesnay, un médico de profesión, comparó el cuerpo político con el cuerpo humano, sosteniendo que ambos prosperarían solo bajo un régimen preciso y perfecto. Sin embargo, Smith argumenta que Quesnay no tuvo en cuenta que el esfuerzo natural que cada individuo hace para mejorar su propia situación puede actuar como un principio de preservación, capaz de prevenir y corregir los efectos negativos de una economía política parcial y opresiva.

Smith señala que, aunque una economía política injusta puede retardar el progreso hacia la riqueza y la prosperidad, no siempre es capaz de detenerlo por completo o hacer que retroceda. Si una nación requiriera de perfecta libertad y justicia para prosperar, ninguna nación en el mundo habría prosperado jamás. Afortunadamente, la sabiduría de la naturaleza ha provisto soluciones en el cuerpo político para remediar muchos de los efectos negativos causados por la injusticia y la estupidez humana, de la misma manera que lo ha hecho en el cuerpo humano en relación a la pereza y la intemperancia.

Adam Smith argumenta en contra de la idea del sistema económico fisiocrático que considera a los artesanos, fabricantes y comerciantes como una clase no productiva. Smith sostiene que esta clase no solo reproduce el valor de su propio consumo, sino que también mantiene el capital que los emplea, lo que los hace productivos.

Además, Smith señala que no es apropiado comparar a los artesanos, fabricantes y comerciantes con los sirvientes domésticos, ya que estos últimos no mantienen el fondo que los emplea, mientras que los artesanos sí lo hacen. El trabajo de los artesanos, fabricantes y comerciantes aumenta la renta real de la sociedad al crear bienes vendibles que incrementan el valor de los bienes en el mercado, incluso si su producción y consumo son iguales.

Smith también argumenta que los agricultores y trabajadores rurales no pueden aumentar la renta real de la sociedad más que los artesanos, fabricantes y comerciantes, ya que el aumento de la renta real depende de la mejora en las habilidades de los trabajadores y la maquinaria con la que trabajan, lo cual es aplicable a ambos grupos.

Finalmente, Smith sostiene que si se supone que la renta de los habitantes de un país consiste en la cantidad de subsistencia que su industria puede proporcionar, la renta de un país con comercio y manufacturas será siempre mayor que la de un país sin ellos, ya que mediante el comercio y las manufacturas se puede importar una mayor cantidad de subsistencia de lo que las tierras de un país podrían proporcionar en su estado actual de cultivo.

Adam Smith reconoce que a pesar de las críticas anteriormente esgrimidas, el sistema ha logrado algunos avances (tener en cuenta que Adam Smith siempre habla de cómo las sociedades pueden progresar, muchas veces muy a pesar de las pésimas políticas que establecen sus gobernantes, gracias a la labor de sus ciudadanos y la búsqueda de su propio interés). Elogia al sistema económico fisiocrático por ser la aproximación más cercana a la verdad en cuanto a la economía política en ese momento. Aunque considera que tiene numerosas limitaciones, destaca que es un sistema generoso y liberal que enfatiza la libertad como el medio más efectivo para aumentar la producción anual.

Smith menciona que los seguidores de este sistema económico, conocidos como Los Economistas, han influido en la política francesa a favor de la agricultura y han logrado cambios significativos en el país. Entre estos cambios se encuentran la extensión de los contratos de arrendamiento y la eliminación de restricciones en el transporte y exportación de granos.

El autor también compara la política económica de China, que favorece la agricultura en lugar de las manufacturas y el comercio exterior, con la de Europa. En China, la condición del agricultor es superior a la del artesano, y la gente aspira a poseer tierras, ya sea en propiedad o arrendamiento. El comercio exterior en China es limitado, ya que solo permiten el acceso a ciertos puertos y tienen poco respeto por el comercio con otros países.

Smith argumenta que aunque el vasto mercado interno chino puede sustentar grandes manufacturas, un comercio exterior más amplio, especialmente si se lleva a cabo en barcos chinos, aumentaría considerablemente las manufacturas en el país y mejoraría sus capacidades productivas. Con una navegación más extensa, los chinos aprenderían a construir y utilizar maquinaria y adoptar mejoras en el arte y la industria practicadas en otras partes del mundo.

Luego, Adam Smith analiza cómo la política de Egipto antiguo e Indostan favorecieron la agricultura por encima de otras actividades. Ambos países dividían a la población en castas, cada una dedicada a una actividad específica, y asignaban a la agricultura una posición superior a la de los comerciantes y fabricantes.

Tanto Egipto como Indostan se preocupaban por el interés en la agricultura, lo que se evidencia en las obras de infraestructura para la distribución de agua. Aunque estos países eran muy poblados, podían exportar grandes cantidades de grano en años de abundancia. Sin embargo, debido a las restricciones religiosas, ambos dependían de la navegación de otras naciones para exportar su excedente, lo que limitaba el mercado y desincentivaba la producción.

Smith también menciona que la política de las antiguas repúblicas de Grecia y Roma, aunque honraba la agricultura más que la manufactura o el comercio, desalentaba estos últimos. En Grecia, el comercio exterior estaba prohibido en algunos estados y las actividades manufactureras eran consideradas perjudiciales para el cuerpo humano. Además, las actividades manufactureras eran realizadas por esclavos, lo que dificultaba la competencia y limitaba la innovación.

En contraste, la agricultura podía sostenerse mejor en un mercado restringido, ya que requería menos demanda que las manufacturas. A pesar de las limitaciones en el comercio exterior, Egipto e Indostan se beneficiaron de las ventajas de las navegaciones interiores, que les permitían acceder al mercado interno de forma eficiente.

Por último, Smith resalta que los gobernantes de China, Egipto antiguo e Indostan obtenían sus ingresos principalmente de impuestos o rentas sobre la tierra, lo que los llevaba a preocuparse por el bienestar de la agricultura.

En la última parte del capítulo 9 del Libro IV de La Riqueza de las Naciones, Adam Smith sostiene que el comercio entre las ciudades y el campo es el más importante para una nación. El autor argumenta que cualquier sistema que favorezca o restrinja ciertas industrias, como la agricultura o la manufactura, en realidad termina siendo contraproducente, ya que limita el desarrollo de la riqueza y el crecimiento de la sociedad.

Smith aboga por un sistema de libertad natural, donde cada persona es libre de perseguir sus propios intereses siempre y cuando no viole las leyes de la justicia. El papel del soberano, en este sistema, es proteger a la sociedad de la violencia, establecer una administración justa y mantener ciertas obras e instituciones públicas que no serían rentables para individuos o pequeños grupos, pero sí para una gran sociedad.

El autor también menciona que el cumplimiento de estos deberes implica ciertos gastos, que requieren ingresos para sufragarlos. En el siguiente libro, Smith se propone explicar cuáles son los gastos necesarios del soberano, cómo debe contribuir la sociedad en su conjunto y qué métodos pueden utilizarse para obtener esos ingresos. Además, analiza las razones y consecuencias de la deuda pública en la riqueza real y el producto anual de la tierra y la mano de obra de la sociedad.

Sobre los «deberes del soberano»

El pasaje de los «deberes del  soberano» es utilizado frecuentemente por muchos economistas como las máximas absolutas sobre «lo único que tiene que hacer un Estado, según Adam Smith». A lo largo de todo este resumen, hemos visto como Adam Smith reconoce que las políticas de un Estado muchas veces deben implementar ciertas regulaciones económicas, siempre y cuando estas tengan un espíritu liberal. Es que esta es la única forma de evitar la ambigüedad de los economistas que expresan emociones profundamente negativas sobre la existencia de un Estado, pero al mismo tiempo abogan por las políticas correctas para favorecer el desarrollo económico. Adam Smith no cae en esta contradicción, ya que a lo largo de su obra, siempre habla del espíritu liberal de las medidas económicas, para favorecer la libertad por sobre la opresión. Vamos a analizar el pasaje de los deberes del soberano en detalle:

Todos los sistemas, ya sean de preferencia o de restricción, al ser eliminados por completo, el sistema obvio y simple de la libertad se establece por sí mismo. Cada hombre, siempre y cuando no viole las leyes de la justicia, tiene total libertad para perseguir su propio interés a su manera y poner en competencia su industria y capital con los de cualquier otro hombre u orden de hombres. El soberano queda completamente liberado de un deber en el que, al intentar cumplirlo, siempre estará expuesto a innumerables ilusiones y para cuyo desempeño adecuado ninguna sabiduría o conocimiento humano podría ser suficiente: el deber de supervisar la industria de las personas privadas y dirigirla hacia las ocupaciones más adecuadas para el interés de la sociedad. Según el sistema de libertad natural, el soberano tiene solo tres deberes que cumplir; tres deberes de gran importancia, de hecho, pero claros e inteligibles para los entendimientos comunes: primero, el deber de proteger a la sociedad de la violencia y la invasión de otras sociedades independientes; en segundo lugar, el deber de proteger, en la medida de lo posible, a cada miembro de la sociedad de la injusticia u opresión de cualquier otro miembro, o el deber de establecer una administración exacta de justicia; y, en tercer lugar, el deber de erigir y mantener ciertas obras públicas e instituciones públicas que nunca sería del interés de ningún individuo o pequeño número de individuos erigir y mantener; porque la ganancia nunca podría compensar el gasto a ningún individuo o pequeño número de individuos, aunque a menudo puede hacer mucho más que compensarlo a una gran sociedad.

Este pasaje del libro “La Riqueza de las Naciones” de Adam Smith describe el concepto de “libertad natural” y los deberes del soberano en un sistema económico basado en esta libertad.

Según Smith, en un sistema donde se eliminan las preferencias y restricciones en el comercio y la industria, la libertad natural se establece por sí misma. En este contexto, cada individuo tiene la libertad de perseguir sus propios intereses y competir con otros, siempre y cuando no viole las leyes de la justicia.

En este sistema, Smith argumenta que el soberano (es decir, el gobierno o la autoridad gobernante) no necesita supervisar ni dirigir la industria privada, ya que su interferencia podría llevar a errores y confusiones. En cambio, el soberano tiene tres deberes principales en el sistema de libertad natural:

  1. Proteger a la sociedad de la violencia y la invasión de otras sociedades independientes, es decir, asegurar la defensa nacional y mantener la paz.
  2. Proteger a cada miembro de la sociedad de la injusticia y la opresión de otros miembros, estableciendo y garantizando una administración justa y efectiva de la justicia.
  3. Establecer y mantener ciertas obras públicas e instituciones públicas que no sería del interés de ningún individuo o pequeño grupo de individuos construir y mantener por sí mismos, ya que el beneficio no compensaría el gasto. Estas obras e instituciones pueden incluir infraestructura, educación y servicios de salud, entre otros, que son esenciales para el bienestar de la sociedad en su conjunto.

En resumen, este pasaje sostiene que, en un sistema de libertad natural, el gobierno debería centrarse en estos tres deberes fundamentales en lugar de intervenir en la industria y el comercio privados, lo que permitiría que la economía prospere de manera más eficiente y efectiva.

Javier Milei, la explicación de un fenómeno en crecimiento

Los argentinos agotaron su paciencia. Sienten que los...

Donald Trump: ¿qué pasó el 6 de enero de 2021 en el asalto al Capitolio?

¿Qué ocurrió el 6 de enero de 2021 en el Congreso de los...

Alternativas a Twitter

IntroducciónEl fin de Twitter y su impactoEl 29 de julio...

Resumen de «Historia Monetaria de los Estados Unidos» por Milton Friedman

"Una Historia Monetaria de los Estados Unidos, 1867-1960"...

Nota: el contenido de este blog es de libre utilización, siempre y cuando se incluya un link al artículo original.

«El liberalismo que no supimos comprender»

El liberalismo que no supimos comprender

«Análisis de Modelos Económicos Exitosos»

Analisis de Modelos Económicos Exitosos

¿Qué es el liberalismo?

¿Por qué el liberalismo latinoamericano es tan distinto al europeo? El liberalismo en Latinoamérica tiene una fuerte impronta conservadora, y se declara enemigo del Estado. Pero en varios Estados europeos, el Estado es una herramienta fundamental para llevar adelante sus políticas liberales. F. Hayek escribió un anexo importante a su obra «Constitución de la libertad» llamado «Por qué no soy conservador», que se convirtió en una declaración de principios para definir su ideología. Milton Friedman escribió en la introducción a «Capitalismo y libertad» que los movimientos liberal-conservadores eran absurdos, ya que resultan en un oxímoron.

El liberalismo ha sufrido una tergiversación histórica que ha creado una confusión notable. Es por ello que hoy vemos personas definirse como “liberal en lo económico y conservador en lo social” o viceversa. Esta es la razón por la que los gobiernos no perduran en el tiempo, y generan tan bajos índices de aprobación en la sociedad. También es la razón por la cual actualmente están aumentando las diferencias políticas de distintos grupos sociales y la sociedad se encuentra siendo protagonista de un enfrentamiento que genera una grieta entre personas con opiniones diferentes, amigos o hasta familias. Unos defienden la libertad económica y otros defienden la libertad social.

Salir de este sinsentido depende de nosotros mismos. El liberalismo latinoamericano ha fracasado, porque no ha comprendido los principios básicos del liberalismo en su esencia. En este libro, recorremos la historia de los últimos 300 años desde John Locke hasta Milton Friedman pasando por Marx, Adam Smith, y una gran variedad de actores trazando un paralelismo entre los eventos que se fueron sucediendo en Inglaterra, Escocia, Francia, Alemania, los países nórdicos, Estados Unidos y otras localidades importantes en el desarrollo histórico de la política mundial. Este libro busca definir al liberalismo como un movimiento eminentemente contra la opresión, intentando cerrar la grieta política que atraviesan actualmente todos los países hispanoparlantes sin excepción.

El liberalismo que no supimos comprender

¿Qué es el liberalismo?

IntroducciónDefinición y orígenes del liberalismoEl liberalismo, como corriente de pensamiento, encuentra sus raíces en la obra de John Locke, considerado su padre fundacional. Locke postulaba que todo gobierno nace de un contrato entre individuos, cuyo propósito es...

Análisis del Debate Presidencial 2023 en Argentina: Economía, Educación y Derechos Humanos en la Agenda

IntroducciónContextualización del Debate Presidencial en ArgentinaEl escenario político argentino se encuentra en un punto álgido. Mientras el oficialismo enfrenta un vendaval de críticas, en especial hacia el actual Ministro de Economía y candidato a presidente,...

Javier Milei, la explicación de un fenómeno en crecimiento

Los argentinos agotaron su paciencia. Sienten que los políticos son deshonestos y no comprenden sus necesidades. Más de la mitad de los argentinos cree que la situación económica empeorará en el futuro cercano. En este contexto, la figura de Javier Milei canalizó el...

Donald Trump: ¿qué pasó el 6 de enero de 2021 en el asalto al Capitolio?

¿Qué ocurrió el 6 de enero de 2021 en el Congreso de los Estados Unidos? El 6 de enero de 2021, los representantes del Congreso se reunían en el Capitolio para cumplir con una formalidad: contar los votos de los colegios electorales, y validar el triunfo de Joe Biden....

Alternativas a Twitter

IntroducciónEl fin de Twitter y su impactoEl 29 de julio de 2023 quedará marcado como un hito en la historia de las redes sociales, el día que dijimos adiós a Twitter, para siempre. Este cese no fue repentino, sino que fue un desenlace que se venía gestando de manera...

La Riqueza de las Naciones: resumen capítulo por capítulo de la obra de Adam Smith [Libro V de V]

Libro I: De lo que tiene trascendencia a todas las fuentes de riqueza Libro II: De la naturaleza, acumulación y empleo del capital Libro III: De los diferentes progresos de la riqueza de las naciones Libro IV: De los sistemas de economía política (incluye la famosa...

La Riqueza de las Naciones: resumen capítulo por capítulo de la obra de Adam Smith [Libro IV de V]

Libro I: De lo que tiene trascendencia a todas las fuentes de riqueza Libro II: De la naturaleza, acumulación y empleo del capital Libro III: De los diferentes progresos de la riqueza de las naciones Libro IV: De los sistemas de economía política (incluye la famosa...

La Riqueza de las Naciones: resumen capítulo por capítulo de la obra de Adam Smith [Libro III de V]

Libro I: De lo que tiene trascendencia a todas las fuentes de riqueza Libro II: De la naturaleza, acumulación y empleo del capital Libro III: De los diferentes progresos de la riqueza de las naciones Libro IV: De los sistemas de economía política (incluye la famosa...

La Riqueza de las Naciones: resumen capítulo por capítulo de la obra de Adam Smith [Libro II de V]

ATENCIÓN: a pesar de ser un resumen, este artículo es bastante extenso. ¿Tienes alguna pregunta puntual? Puedes utilizar el siguiente chatbot integrado con GPT-3.5 para interactuar con todo el contenido del blog, y con mis 2 libros:En «La Riqueza de...

La Riqueza de las Naciones: resumen capítulo por capítulo de la obra de Adam Smith [Libro I de V]

ATENCIÓN: a pesar de ser un resumen, este artículo es bastante extenso. ¿Tienes alguna pregunta puntual? Puedes utilizar el siguiente chatbot integrado con GPT-3.5 para interactuar con todo el contenido del blog, y con mis 2 libros:En «La Riqueza de...
Share This