Select Page

¿Qué son los Archivos de Twitter?

Los archivos de Twitter
Actualizado por última vez el enero 6, 2023 por David Mesa Noack
91 / 100

Los «Archivos de Twitter» es una investigación lanzada por el periodista Matt Taibbi y la periodista y defensora de la prensa libre Bari Weiss sobre acciones de censura de la plataforma en el pasado, con posibles implicancias en los resultados electorales norteamericanos. Las sucesivas publicaciones se realizan gracias al acceso abierto que se le otorgó a los periodistas, bajo la condición de que se publicaran siempre primero dentro de Twitter.

Las publicaciones comenzaron el día 2 de diciembre, cuando Matt Taibbi expuso cómo la plataforma redujo la exposición de la noticia sobre una serie de emails obtenidos directamente de la computadora de Hunter Biden con información confidencial.

Las entregas, hasta el momento, han sido las siguientes:

Los Archivos de Twitter: los puntos clave

TL;DR si solo tienes 1 minuto para comprender de qué se tratan los «Archivos de Twitter», estos son los puntos clave que tienes que conocer sobre el tema. Para conocer a fondo el tema, más abajo se ofrece un detalle pormenorizado de cada entrega.

  1. Matt Taibbi ha publicado la primera entrega de los documentos internos de Twitter, a los que tuvo acceso gracias a miles de páginas de documentación interna.
  2. Estos documentos muestran que Twitter construyó barreras para suprimir las voces de un grupo político mientras aplicaba menos rigor al otro grupo, y que hubo una relación creciente entre el gobierno de EE. UU. y la empresa.
  3. La primera entrega se centra en la supresión de la noticia sobre la laptop de Hunter Biden antes de las elecciones y en la presión ejercida por Joe Biden para que apartaran a un fiscal que investigaba a una empresa ucraniana.
  4. En la segunda entrega de los archivos de Twitter se revela que la empresa ha estado utilizando listas negras para suprimir el contenido de ciertas cuentas y reducir su exposición en la plataforma.
  5. En la tercera entrega de los archivos de Twitter, se revela que la empresa tuvo reuniones semanales con el FBI y Homeland Security durante el período previo a las elecciones de 2020. También se demuestra cómo Twitter aplicó filtros de visibilidad a tweets del presidente Trump sobre problemas en el conteo de votos por correo, y utilizó bots para reducir la visibilidad de tweets con ciertas palabras clave.

Los Archivos de Twitter: Parte 1

Matt Taibbi lanzó el 2 de diciembre de 2022 la primera entrega de los archivos de Twitter. Allí, advierte que esta investigación está basada en miles de página de documentación interna a la que los periodistas tuvieron acceso.

Los periodistas hacen especial hincapié en el lema inicial de Twitter, que era “El poder de crear y compartir ideas e información de manera instantánea, sin barreras”. La ironía aquí es como progresivamente se han construido barreras, con una clara tendencia política a suprimir las voces de un sector político, mientras se ofrecía menor rigor al otro sector.

En esta construcción de barreras, comenzó a existir una relación cada vez más fluida desde dependencias del gobierno norteamericano para con la empresa. Hacia 2020, las peticiones de ejecutivos del gobierno ya eran recurrentes, y se solicitaba por mail específicamente la remoción de tweets potencialmente conflictivos.

En este tweet, Taibbi muestra cómo integrantes del equipo de Joe biden envían una serie de posteos conflictivos, y el equipo de Twitter responde que ya se han encargado de ellos.

Es importante aclarar que tanto los demócratas como los republicanos tenían acceso a estas herramientas. Pero no era un acceso equilibrado, dice Taibbi, dado que según se puede inferir a partir de las contribuciones de los empleados, el 99% participaba en el apoyo económico del partido demócrata. De este modo, existían más vías de comunicación y mayor dedicación a los requerimientos de un sector, en detrimento del otro.

La primera entrega de los archivos de Twitter se centra en el bloqueo de la noticia sobre la laptop de Hunter Biden (hijo de Joe Biden) días antes de las elecciones. La historia trataba sobre cómo Hunter Biden presentó a su padre, el entonces vicepresidente Joe Biden, a un alto ejecutivo en una empresa energética ucraniana menos de un año antes de que Joe Biden presionara a los funcionarios del gobierno de Ucrania para que apartaran a un fiscal que estaba investigando a la empresa, según los correos electrónicos obtenidos por The Post.

«La reunión nunca antes revelada se menciona en un mensaje de agradecimiento que Vadym Pozharskyi, asesor del consejo de Burisma, supuestamente envió a Hunter Biden el 17 de abril de 2015, un año después de que Hunter se uniera al consejo de Burisma con un salario informado de hasta 50.000 dólares al mes», menciona el artículo del New York Post.

El exvicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, presionó al presidente ucraniano, Petro Poroshenko, y al primer ministro Arseniy Yatsenyuk en diciembre de 2015 para despedir al fiscal general Viktor Shokin. Esta presión se llevó a cabo amenazando con retener una garantía de préstamo de 1.000 millones de dólares. Biden se jactó de esto ante el Consejo de Relaciones Exteriores en 2018 y mencionó que les había dicho a Poroshenko y Yatsenyuk: “me voy en seis horas. Si el fiscal no es despedido, no obtendrán el dinero”. Esta presión se dio menos de ocho meses después de que el empresario ucraniano, Aleksander Pozharskyi, agradeciera a Hunter Biden por la introducción a su padre.

La computadora también contenía un video de 12 minutos del hijo de Joe Biden consumiendo crack mientras tenía relaciones sexuales con una mujer no identificada.

Las medidas de Twitter para suprimir la noticia

Twitter tomó medidas extraordinarias para bloquear la noticia, eliminando links y adjuntando advertencias que hacían dudar sobre la veracidad del contenido. Una ejecutiva de la Casa Blanca, Kaleigh McEnany, recibió una suspensión en su cuenta por hablar del tema.

A partir de esta situación, surgieron varios conflictos internos entre distintos equipos dentro de Twitter. Quienes moderaban el contenido, lo hacían con independencia de otros sectores dentro de la compañía, pero con el apoyo de los altos cargos. Todo esto, sin que llegara al conocimiento del entonces CEO de Twitter, Jack Dorsey.

El asunto escaló entre representantes del Congreso y empleados de Twitter, al punto que Ro Khanna se sintió en la necesidad de recordarle al staff de Twitter que la censura de la noticia del New York Post podía estar en conflicto con la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, que protege la libertad de expresión.

Y aquí es cuando se produce un evento significativo: representantes demócratas son citados por NetChoice como defensores de una mayor moderación y censura, dado que “la Primera Enmienda no es absoluta”. Es decir, un sector demócrata cree que la libertad de expresión no debe ser libre.

Los Archivos de Twitter, Parte 2: Las listas negras de Twitter

En la segunda entrega de los archivos de Twitter, la periodista Bari Weiss informa que los empleados de Twitter crearon listas negras para disminuir la posibilidad de algunas cuentas para viralizar su contenido, o para que se reduzca significativamente su exposición dentro de la plataforma. Esta práctica llegó al punto de ocultar determinadas cuentas o posteos de ser encontrados vía búsqueda.

Por ejemplo, el doctor Jay Bhattacharya fue suprimido de la posibilidad de viralización o de aparecer en las tendencias, mientras informaba que las cuarentenas erigidas en tiempos de COVID podían potencialmente perjudicar a los niños desde el punto de vista de su salud mental. También se muestra como varios grupos de derecha han sido incluso excluidos de los resultados de búsqueda.

Aquí no solo es preocupante la censura, que claramente recae con mayor peso sobre un sector que sobre el otro, sino que además tanto Twitter como Jack Dorsey aseguraron reiteradas veces que tales listas negras no existían. Incluso han publicado desde la cuenta @Twitter que «no se realizan prohibiciones discretas (shadowban). Lee el siguiente artículo para conocer los hechos».

https://economia.wiki/politica/que-son-los-archivos-de-twitter/

Dado que esto es una mentira descarada y flagrante, ¿cómo harán los representantes de Twitter que están siendo investigados por sus acciones pasadas en el marco de los Archivos de Twitter para volver a ser creíbles en el futuro? Y lo que es peor, es que Vijaya Gadde aseguró en 2018 no solamente que no realizaban “prohibiciones silenciosas” (shadowban), sino que no existía ningún filtro ideológico dentro de Twitter. Esta afirmación era claramente una mentira flagrante.

Twitter ha controlado durante todos estos años cuáles eran las tendencias que le llegaban a los usuarios, y cuáles cuentas podían tener o no un mayor alcance. El grupo que controlaba esta información recibió el nombre de “Strategic Response Team – Global Escalation Team” , de forma abreviada, SRT-GET. Este grupo lidiaba con hasta 200 casos por día. Pero existía también un grupo «secreto» que se manejaba en los altos rangos de la compañía, denominado “SIP-PES”. Este grupo secreto incluía a la Jefa de Legal, Política y Confianza (Vijaya Gadde), el Jefe Global de Confianza y Seguridad (Yoel Roth), los CEO posteriores Jack Dorsey y Parag Agrawal, y otros.

Los archivos de Twitter, Parte 3: la relación entre las agencias de gobierno y los ejecutivos de Twitter

Contexto: ¿qué ocurrió el 6 de enero de 2021 en el Congreso de los Estados Unidos?

Si estás familiarizado con los hechos del 6 de enero en el asedio de simpatizantes de Donald Trump al Congreso, puedes dirigirte directamente a la siguiente sección. Para quienes necesitan un poco de contexto, vamos a hacer un racconto de los hechos.

El 6 de enero de 2021, los representantes del Congreso se reunían en el Capitolio para cumplir con una formalidad: contar los votos de los colegios electorales, y validar el triunfo de Joe Biden. Las elecciones ya habían sido decididas en noviembre de 2020, con Biden obteniendo 306 votos electorales contra 232 de Donald Trump.

Donald Trump llamó a una reunión de simpatizantes en un mitin denominado “Save America”, que tenía lugar el mismo 6 de enero, en The Ellipse, una plaza justo detrás de la Casa Blanca en Washington, a unas 25 cuadras (2.5 kilómetros, media hora a pie) del Capitolio de los Estados Unidos.

A continuación, una cronología de los hechos:

9 am: comienza el mitin

11:58 am: comienza el discurso de Donald Trump. Trump llama a sus seguidores a desconocer los resultados de las elecciones. Trump le sugiere a sus seguidores marchar desde la plaza hasta el Capitolio para hacerse escuchar, en repudio a las supuestas elecciones fraudulentas de noviembre de 2020. Trump le prometió a sus seguidores que él iba a marchar con ellos hasta el Capitolio.

Nota al margen: la marcha de un líder saliente, con un grupo de aliados, dirigiéndose hacia la institución que define la democracia de un país, es como mínimo poco recomendable. Es una situación que, como mínimo, trae recuerdos a la «Marcha Sobre Roma». Cualquier persona con profundos conocimientos de política va a tener este recuerdo, y realizar esta asociación. Es una situación que, bajo todo concepto, es preferible evitar.

1.10 pm: Donald Trump finaliza su discurso alentando a sus seguidores a marchar al Capitolio, donde él también planeaba asistir. «Vamos a caminar hacia allí, y yo voy a estar con ustedes. Vamos a caminar hacia el Capitolio».

A esta hora, el vicepresidente Mike Pence se encontraba en el Capitolio junto con el resto de los congresistas. Mike Pence ya había afirmado el día anterior que firmaría la victoria de Joe Biden, dado que había triunfado en las elecciones de noviembre de 2020.

1.19 pm: Donald Trump se dirige a su convoy, y discute con los encargados de su seguridad, dado que él quería dirigirse hacia el Capitolio, pero todo su consejo de seguridad desaconsejó tal movimiento porque existían personas armadas en las inmediaciones del Capitolio. Trump se encontraba informado, entonces, de que parte de la multitud frente al Capitolio poseía armas. Las 8 mil personas que se encontraban en su rally partieron a esta hora hacia el Capitolio, tal como les había pedido Trump. Trump fue conducido a la Casa Blanca, en contra de su voluntad de dirigirse al Capitolio, dado que su seguridad era prioridad por sobre su voluntad para los miembros de la Casa Blanca.

1.25 pm: Ya en la Casa Blanca, Donald Trump recibe la información de que el Capitolio se encontraba bajo ataque, y que sus simpatizantes querían ingresar al edificio. Donald Trump se dirigió entonces al salón comedor de la Casa Blanca, lugar donde se quedó mirando televisión hasta las 4 pm mientras veía todo lo que sucedía en el Capitolio, los actos de violencia y los disparos de las fuerzas de seguridad del Capitolio a sus simpatizantes.

Este es un plano de la Casa Blanca mostrando dónde se encontraba Donald Trump durante el asalto al Capitolio:

Plano de la Casa Blanca Donald Trump Asalto al Capitolio

Este plano muestra el salón comedor, desde donde Donald Trump miró por televisión el Asalto al Capitolio durante más de 2 horas y media. El salón comedor está inmediatamente conectado con el salón oval a través de un pasillo.

Plano de la Casa Blanca Donald Trump Asalto al Capitolio

Vista detallada del plano anterior

Plano de la Casa Blanca Donald Trump Asalto al Capitolio

Donald Trump se sentó en la cabecera de esta mesa durante más de 2 horas y media mientras veía Fox News en la televisión. Empleados de la Casa Blanca corroboran que estaba viendo específicamente este canal de noticias.

1.49 pm: los primeros manifestantes rompen las primeras vallas de defensa del Capitolio y comienzan a asediar el edificio. Exactamente a esta misma hora, Trump tuiteó el mismo video de su discurso de las 12 pm en su mitin, donde llamaba a sus simpatizantes a caminar hacia el Capitolio para manifestarse.

2.13 pm: uno de los manifestantes utiliza un escudo de seguridad que le arrebató a un miembro de las fuerzas de seguridad del Capitolio para romper una ventana. A través de esta ventana, los manifestantes comenzaron a ingresar al edificio. Entre las primeras personas que ingresaron se encontraba el ya inolvidable manifestante disfrazado de búfalo. Un grupo de 10-15 manifestantes se dirigieron hacia la oficina de Mike Pence, y sus encargados de seguridad tuvieron que evacuarlo de allí hacia un sitio seguro de emergencia, por precaución. La mayoría de los manifestantes (según se puede observar en video de los propios manifestantes) hablaban de la «traición de Mike Pence».

2.24 pm: A esta hora, Mike Pence corría serios riesgos a su integridad física. Donald Trump vuelve a tuitear: «Mike Pence no tuvo el coraje de hacer lo que se debía haber hecho para proteger nuestro país y nuestra Constitución, dando a los estados la oportunidad de certificar un conjunto corregido de hechos, no los fraudulentos o inexactos que se les pidió certificar previamente. ¡EE.UU. exige la verdad!». Al leer este tuit, al menos 2 asesores que luego declararon en contra de Donald Trump en las comisiones de investigación del Senado, decidieron renunciar a su cargo.

Entre la 1.49 pm y las 2.24 pm, numerosos ejecutivos del gobierno en la Casa Blanca le solicitaron que escriba un mensaje disuadiendo a la multitud, invitando a tranquilizar los ánimos, y enviando un mensaje de paz. Donald Trump no siguió ninguna de las sugerencias de sus asesores. Entre las personas que le solicitaron esto repetidamente al presidente, se encuentran su hija Ivanka trump, Eric Herschmann, Mark Meadows, su asesor en temas de seguridad y numerosos otros asesores de primera línea de confianza del presidente. A esta altura de las protestas, la multitud cantaba «Cuelguen a Mike Pence» en referencia a que el vicepresidente debería ser ahorcado por reconocer los resultados de las elecciones. Esto se mostró explícitamente en Fox News.

2.26 pm: Mike Pence tiene que ser trasladado a un sitio de máxima seguridad dentro del Capitolio para proteger su integridad física. Los enfrentamientos en las afueras del Capitolio se vuelven más violentas, y los manifestantes se enfrentan cuerpo a cuerpo con las fuerzas de seguridad, lastimando a varios oficiales.

2.38 pm: Donald Trump tuitea: «Por favor, apoyen a las fuerzas de seguridad del Capitolio. Ellos están verdaderamente del lado de nuestro país. Manténganse en paz» (Stay peaceful). Al mismo tiempo, los manifestantes ingresaron a la sala de deliberaciones del Congreso, y los congresistas tuvieron que ser evacuados a un lugar de máxima seguridad. Fox News, exactamente a esta hora, informa que las cámaras de senadores se encuentran rodeadas de manifestantes y que han sido lanzados gases lacrimógenos a la multitud para tratar de dispersarlos.

2.44: Ashli Babbitt recibe un disparo en el cuello que luego causará su muerte, al querer trepar hacia una ventana para ingresar al Capitolio, luego de ser advertida por las fuerzas de seguridad para que se aleje de la ventana.

3.13 pm: Donald Trump tuitea: «Le pido a todos los que se encuentren en el Capitolio que permanezcan en paz (Remain peaceful). ¡No a la violencia! Recuerden, nosotros somos el partido de la Ley y el Orden — respeten la ley y a nuestros oficiales uniformados». Dado que ya se habían sucedido numerosos hechos de violencia, es poco claro por qué eligió la frase ‘remain peaceful’, que hace alusión a mantener un estado, a conservar una situación que existe en ese momento. La utilización de esta palabra en particular es casi un “premio” a sus seguidores por las acciones que habían llevado a cabo hasta este momento. Sus asesores, de forma unánime, sugirieron al presidente que estos 2 tuits no eran suficientes, por lo que continuaron insistiendo para que se filme un mensaje en video que envíe a los manifestantes a sus casas. Trump rechazó todas estas sugerencias durante más de 2 horas y media.

3.58 pm: Fox News anuncia que el Pentágono decide intervenir ante la conmoción, enviando 1.800 tropas de la Guardia Nacional para reforzar la seguridad del Capitolio. Fox News también menciona que el FBI une esfuerzos, y decide también enviar un número no determinado de fuerzas de seguridad al Capitolio.

4.03 pm: luego de esta noticia, Donald Trump decide grabar un video en el jardín de la Casa Blanca para dispersar a los manifestantes. El primer mensaje que graba, que se puede ver en el timestamp 1:47:24 del video que se encuentra a continuación de esta cronología, es muy distinto al que finalmente fue publicado.

4.08 pm: Joe Biden realiza una rueda de prensa, exigiéndole a Donald Trump salir en televisión nacional inmediatamente, para exigir que la multitud se disperse.

4.17 pm: Donald Trump finalmente tuitea el video en el que le pide a los manifestantes que vayan a sus casas en paz. Exactamente en este mismo momento, un manifestante golpea a otro miembro de las fuerzas de seguridad, dejándolo inconsciente.

YouTube video

La relación entre las agencias de gobierno y los ejecutivos de Twitter

En la entrega anterior (Parte 2) hemos visto cómo Twitter manipulaba la visibilidad de algunos tweets o de algunas cuentas de forma discrecional. En esta entrega, Matt Taibbi muestra los canales de Slack donde se hacen referencias a las reuniones de los ejecutivos con el FBI y Homeland Security de forma semanal.

El contacto con el FBI consiste en reportes de esta agencia de seguridad sobre la falsedad de los reclamos sobre problemas en el conteo de votos por correo.

Dada la insistencia de Trump en compartir tweets y noticias sobre las elecciones, y sobre los posibles errores en los votos por correo, Twitter comienza a aplicar numerosos filtros de visibilidad al presidente. En un caso, uno de sus tweets queda bloqueado para ser likeado, retweeteado o comentado. El actor James Woods comparte un print de pantalla con el tweet, denunciando que «Twitter está suprimiendo este tweet del presidente».

Aquí surge una nueva forma de censura de Twitter: unos bots, que ante una combinación de palabras específicas, reduce la visibilidad de un tweet. Entonces, por ejemplo, si alguien tuitea “Los votos por correo tienen problemas en el recuento”, entonces un bot que ataque las palabras “votos por correo” y “problemas” reduce automáticamente todos los tuits sobre el tema.

 

La interferencia de Twitter en las elecciones

Los ejecutivos de Twitter redujeron significativamente la visibilidad de Donald Trump en su plataforma. Si alguien cree que es correcto censurar algunos temas específicos, vamos a hacer un ejercicio. Supongamos que Donald Trump decide, para las elecciones del año 2024, invertir recursos en intervenir las elecciones de los Estados Unidos para obtener una ventaja a su favor de aproximadamente un 2%. Supongamos que un grupo de Demócratas lo descubre y comienza a publicar noticias al respecto, pero dado que Trump estableció una línea directa con los medios de comunicación, los convence de que las acusaciones son falsas. ¿Sería correcto, ante esta situación, censurar las voces de los demócratas que quieren sacar a la luz los mecanismos para impactar la elección por un margen del 2% a su favor?

Muchas personas que defienden la censura de Trump tendrán serios problemas para sostener su postura, si se encontraran en la situación inversa.

La libertad de expresión es un baluarte de la sociedad moderna, y no puede dejarse a la discreción de un puñado de ejecutivos. Siempre es preferible otorgar libertad de expresión.

Los Archivos de Twitter, parte 4: la suspensión de Donald Trump

El 7 de enero de 2021, Twitter decide no seguir sus propias políticas, y suspender la cuenta de Donald Trump de forma definitiva. 

En 2018, Twitter escribía: «bloquear a un líder mundial puede resultar en la pérdida de información importante para toda la comunidad, y reduce la posibilidad de discutir sus palabras y actos».

Tras los hechos del 6 de enero, numerosas personalidades y periodistas como Michelle Obama comenzaron a presionar a los directivos de Twitter para que suspendan la cuenta de Donald Trump.

Las medidas de reducción de visibilidad ofrecen algunos problemas en este punto. Por ejemplo, al querer reducir la visibilidad de la palabra “kraken” que estaba siendo utilizada por los Republicanos, también se redujo la visibilidad de una criptomoneda con el mismo nombre. La medida tuvo que ser levantada de inmediato.

También comienza una cruzada para suspender temporalmente a todas las cuentas que compartan un print de pantalla de los tuits de Trump. La escala de la censura comienza a crecer significativamente, impactando no solo al presidente saliente, sino a múltiples usuarios de Twitter.

Los Archivos de Twitter, parte 5: la censura

El 8 de enero de 2021, tras haber discutido extensivamente la posibilidad de suspender de forma definitiva la cuenta de Donald Trump, el presidente saliente realiza sus dos últimos tweets que acabarían con la censura total del 45° Presidente de los Estados Unidos.

El primer tuit se leía de la siguiente forma: «Los 75,000,000 grandes patriotas estadounidenses que votaron por mí, AMERICA FIRST y MAKE AMERICA GREAT AGAIN, tendrán una VOZ GIGANTE en el futuro. No se les faltará al respeto ni se les tratará injustamente de ninguna forma!»

Los archivos de twitter Donald Trump 8 de enero

El segundo tweet decía: «Para todos aquellos que preguntan, no voy a asistir al acto de Inauguración el 20 de enero».

Los archivos de twitter Donald Trump 8 de enero

Nuestra misión es proporcionar un foro que permita a las personas estar informadas y interactuar directamente con sus líderes”, escribió la compañía en 2019. La meta de Twitter era “proteger el derecho del público a escuchar a sus líderes y hacerlos responsables.

Pero luego de las elecciones de noviembre de 2020, la presión desde los militantes demócratas tanto en el interior de la compañía como desde el exterior, se fueron acumulando.

En la tarde del 8 de enero, The Washington Post publicó una carta abierta firmada por más de 300 empleados de Twitter, dirigida a su CEO Jack Dorsey, exigiendo la suspensión de la cuenta de Trump. «Debemos examinar la complicidad de Twitter en lo que el Presidente Electo Biden ha llamado justamente insurrección». Pero el problema es que los empleados de Twitter son especialistas en informática, no son jueces. ¿Tendrán la misma postura, si un líder en otro país defiende ideas que se encuentran alineadas a su ideología, y actúa de forma similar? En la mayoría de los países del mundo, los resultados electorales sufren algún grado de manipulación. ¿Estarían de acuerdo con censurar a todos los líderes que denuncian irregularidades en las elecciones? ¿Y qué pasa si efectivamente ocurrieron? Es importante que exista la libertad de expresión. Luego, esas personas deberán responder seguramente ante un juez, pero esto ya pasa al ámbito legal, que excede a las plataformas de redes sociales.

¿Y qué opinarían esos mismos empleados, si existiera una insurrección en otro país, alineada con su ideología? ¿La defenderían o la condenarían? ¿Preferirían la libertad de expresión o la censura? En este caso, los sucesos estaban ocurriendo en una de las mayores democracias del mundo (a mi entender, la mayor democracia está en Suiza). ¿Pero qué pasaría si Trump decide intervenir de forma ilegítima futuras elecciones? ¿En este caso sí se podría denunciar?

Pero el personal de Twitter asignado para evaluar los tuits llegó rápidamente a la conclusión de que Trump no había violado las políticas de Twitter. “Creo que nos costaría decir que esto es incitación”, escribió un empleado. «Es bastante claro que está diciendo que los ‘patriotas estadounidenses’ son los que votaron por él y no los terroristas (¿podemos llamarlos así, ¿verdad?) del miércoles» dice otro empleado. Otros empleados estaban de acuerdo con que los tweets del 8 de enero no contenían un mensaje que incitara a la violencia. A continuación, el equipo de seguridad de Twitter decide que el tuit de Trump a las 7:44 a.m. tampoco viola las políticas. Son tajantes: «Solo es para decir que no asistirá a la inauguración».

Las políticas de Twitter ante líderes de otros países

¿Cómo actúa Twitter ante otros líderes?

En junio de 2018, el Ayatolá Ali Jamenei de Irán twitteó: “#Israel es un tumor maligno y canceroso en la región del Asia occidental que debe ser eliminado y erradicado: es posible y sucederá”.

Twitter ni borró el tweet ni prohibió al Ayatolá.

Tweets violentos contra Israel

En octubre de 2020, el ex primer ministro de Malasia dijo que era “un derecho” para los musulmanes “matar a millones de franceses”.

Twitter borró su tweet por “glorificar la violencia”, pero él sigue en la plataforma.

Tweets violentos sobre Francia Malasia

Muhammadu Buhari, el presidente de Nigeria, incitó la violencia contra los grupos pro-Biafra. “Nosotros, que estuvimos en los campos durante 30 meses y que pasamos por la guerra”, escribió, “les trataremos en el lenguaje que entienden”.

Twitter borró el tweet, pero no prohibió a Buhari.

En octubre de 2021, Twitter permitió al primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, llamar a los ciudadanos a tomar las armas contra la región de Tigray.

Twitter permitió que el tweet permaneciera en línea y no prohibió al primer ministro.

Tweets violentos Etiopia

A principios de febrero de 2021, el gobierno del primer ministro Narendra Modi amenazó con arrestar a los empleados de Twitter en India y encarcelarlos hasta por siete años después de que restauraron cientos de cuentas que habían sido críticas con él.

Twitter no prohibió a Modi.

Tweets violentos en India

Trump es la excepción

Menos de 2 horas después de que el equipo de moderación revisara los tuits del 8 de enero y determinara que claramente no infringían ninguna política de la red social, Vijaya Gadde comienza una conversación en un grupo de Slack preguntando si quizás no podía interpretarse como «violencia codificada». En ese grupo, alguien sugiere que puede ser incitación a la violencia, si se interpreta que los ‘patriotas americanos’ son los manifestantes del miércoles. Comentario personal: dado que Trump se estaba dirigiendo a 75 millones de personas, y que el Asalto al Capitolio contó con una participación de menos de 8 mil personas, es difícil de interpretarlo de esta forma.

A partir de allí, la situación escala a puntos ridículos, como el de comparar a Trump con Hitler (ya hemos hablado del nazismo en este artículo). En una reunión de emergencia, empleados de Twitter le preguntan a Jack Dorsey y a Vijaya Gadde por qué Trump aún no ha sido suspendido de la plataforma.

A la tarde del 8 de enero de 2021, Trump es suspendido de forma definitiva de Twitter por incitar a la violencia.

Fuera de los Estados Unidos, la decisión de Twitter de prohibir a Trump causó alarma, incluyendo al presidente francés Emmanuel Macron, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Macron dijo en público «quiero vivir en una democracia donde las decisiones clave sean tomadas por jugadores privados». El portavoz de Merkel calificó la decisión de Twitter de prohibir a Trump en su plataforma como «problemática» y agregó que la libertad de opinión es de «importancia fundamental». El líder opositor ruso Alexey Navalny criticó la prohibición como «un acto de censura inaceptable» (y Navalny tiene muy claro el poder de la censura).

La historia de los Archivos de Twitter, dice Bari Weiss, es la conversación sobre si una empresa privada puede censurar la discusión pública. Por algo existe un sistema judicial en los países democráticos: todos podemos expresarnos, pero después se nos juzgará sobre lo que hemos dicho. Anteponer el juicio a la expresión es una práctica digna de una sociedad atrasada, que solamente quiere escuchar a personas que comparten su opinión. Una situación típica en la historia del ser humano, en la que la censura ha reinado durante siglos, y la libertad de expresión solo ha primado en periodos muy breves de tiempo, en espacios geográficos restringidos. Parecería que el ser humano tiene una barrera natural a escuchar opiniones diferentes a la suya.

Los Archivos de Twitter, parte 6: Twitter y el FBI

La parte 6 es muy significativa, dado que la Primera Enmienda de los Estados Unidos prohíbe la censura por parte del Estado. El hilo muestra cómo agentes del FBI especializados en redes sociales enviaban sugerencias de cuentas (incluso cuentas con pocos seguidores) para ser revisadas por el personal de Twitter. En la mayoría de los casos, las cuentas mencionadas fueron sancionadas o suspendidas, lo cual muestra la gravedad del caso. Recibir una notificación del FBI implicaba casi sistemáticamente sancionar esas cuentas. Estamos, entonces, nate una clara violación de la Primera Enmienda.

La Primera Enmienda de los Estados Unidos es una parte de la Constitución que protege la libertad de expresión. Esta enmienda establece que “Congress shall make no law respecting an establishment of religion, or prohibiting the free exercise thereof; or abridging the freedom of speech, or of the press; or the right of the people peaceably to assemble, and to petition the Government for a redress of grievances.” Esto significa que el Congreso de los Estados Unidos no puede hacer leyes que establezcan una religión oficial, prohíban el libre ejercicio de la religión, limiten la libertad de expresión, restrinjan la libertad de prensa o impidan que la gente se reúna pacíficamente para pedir a las autoridades que remedien sus agravios. La Primera Enmienda es una de las enmiendas más importantes de la Constitución y es fundamental para la democracia y la libertad en los Estados Unidos.

La mayoría de los tweets sobre los que Twitter tomó acción eran francamente bromas. Especialmente, bromas sobre ir a votar el 9 de noviembre, en lugar del 8 de noviembre. Es ridículo permitir que el FBI legisle sobre bromas. Si una persona lee un tuit y cree que debe ir a votar al día siguiente de las elecciones, el FBI simplemente está legislando sobre la estupidez humana. Y esto no tiene lugar en el siglo 21. Es deber de los ciudadanos saber qué día se vota, y es deber del gobierno informar fehacientemente la fecha de votación. El nivel de censura que se está gestando en la Internet de hoy en día está alcanzando niveles inadmisibles. ¿Es admisible que se controle el humor? Es completamente extemporáneo, rayando lo ridículo.

¿Una posible solución? Aplicar una etiqueta con «más información» determinada por los mismos usuarios de Twitter en conjunto que contextualice la sátira. ¿Pero suspender cuentas por realizar bromas? Realmente parece un exceso, un avasallamiento sobre individuos que no tienen ninguna forma de protegerse. Existe una desproporción entre las posibilidades de los individuos y las de las agencias gubernamentales norteamericanas que se aleja de los valores democráticos.

Los Archivos de Twitter, parte 7: el FBI y la laptop del hijo de Joe Biden

Una nueva revelación en los archivos de Twitter #7 muestra evidencia de un esfuerzo organizado por representantes de la comunidad de inteligencia (IC) para desacreditar la información filtrada sobre Hunter Biden. Según los documentos presentados, este esfuerzo se dirigió a altos ejecutivos de empresas de noticias y redes sociales tanto antes como después de la publicación de la información.

Esta noticia plantea serias preguntas sobre la posible interferencia del IC en el proceso de noticias y la libertad de prensa. Se espera que se lleven a cabo más investigaciones para determinar la veracidad de estas afirmaciones y el alcance de este esfuerzo de desacreditación.

La séptima entrega de los archivos de Twitter arroja nueva luz sobre un tema ya mencionado: la interferencia de la agencia gubernamental sobre la viralización de la noticia del Washington Post sobre los emails obtenidos de la laptop del hijo de Joe Biden, en plena campaña electoral para las elecciones de 2020.

En diciembre 2019, un técnico que repara computadoras contactó al FBI para notificar sobre la laptop que tenía en su poder. Dado que el hijo de Biden nunca pagó la cuenta por la reparación de la laptop, el técnico decidió ingresar a ver el contenido, y encontró información sospechosa. Al entregar la laptop al FBI, creyó que se llevaría a cabo alguna investigación sobre su contenido. El 9 de diciembre, el FBI retira el equipo de la tienda de reparación y deja al técnico una nota firmada.

En agosto de 2020, al ver que nada había ocurrido, el técnico decide filtrar el contenido a los medios. El Washington Post toma la historia, y decide publicarla en octubre de 2020, un mes antes de las elecciones.

Para esta fecha, una gran cantidad de ex agentes del FBI había ingresado a trabajar a Twitter. Era tan grande el número, que formaron un grupo de comunicación privado. Además, establecieron contactos con el FBI de forma paralela, por fuera de los canales de comunicación habituales de Twitter.

Al momento de ser publicada la nota por el Washington Post, existe un intenso y repentino intercambio entre estos ex-agentes trabajando en twitter, y miembros del staff de Twitter para evitar que la noticia se viralice, y que sea vista por gran cantidad de usuarios. La excusa, es que los agentes del FBI sugieren que los emails fueron obtenidos a través de un hackeo de la laptop, lo cual viola las políticas de Twitter. Pero la realidad es que el FBI conocía que esto no era así. A pesar de ello, decidieron continuar con el engaño y reprimir la viralización de la noticia en plena campaña electoral. A través de esta acción, lograron frenar la noticia hasta después de las elecciones, y esconderla sin que otros medios de comunicación se hagan eco de la posible corrupción del hijo de Joe Biden.

La acusación, en concreto, es que el hijo de Biden posee contratos de trabajos con empresas de varios países, incluyendo a China, por varios millones de dólares, sin ninguna contraprestación comprobable. Esto ha sido verificado por el periodista Peter Schweizer.

Los Archivos de Twitter, parte 8: PsyOp

PsyOp es una abreviación de “operación psicológica”. Se refiere a tácticas y estrategias utilizadas por gobiernos, militares y otras organizaciones para influir en el pensamiento, actitudes y comportamiento de individuos o grupos. Las operaciones psicológicas pueden incluir propaganda, desinformación, manipulación de la opinión pública y otras tácticas para controlar o influir en la percepción de una situación o evento. A veces se utilizan para promover objetivos políticos, militares o comerciales, y pueden ser utilizadas tanto en el contexto de conflictos armados como en la vida cotidiana. Es importante tener en cuenta que las operaciones psicológicas pueden ser utilizadas para fines legítimos o ilegítimos, y pueden ser utilizadas tanto para promover la democracia como para subvertirla.

Antes de comenzar, es importante tener un buen panorama general. En los países poco democráticos, con democracias fallidas, o simplemente autoritarios no existen operaciones psicologicas sutiles, dado que se parte de otro paradigma compleamente opuesto: no existe la libertad de prensa, y los gobiernos inundan de propaganda a sus poblaciones sin ningún reparo. Esto en Estados Unidos no see puede hacer de forma directa, como en los países autoritarios. Pero esta entrega de los archivos de Twitter muestra cómo se realizaron acciones de PsyOp de forma indirecta.

Lee Fang menciona en la octava entrega de los archivos de Twitter que la red social ha declarado reiteradas veces en el pasado que concentraban sus esfuerzos en detectar y eliminar operaciones de manipulación apoyadas por distintos gobiernos. Pero la realidad es que Twitter intercambiaba mails con el Departamento de Defensa de los Estados Unidos para proteger y amplificar el alcance de cuentas específicas comprometidas con PsyOps, especialmente en medio oriente.

Los mails intercambiados hablan de «52 cuentas en árabe utilizadas para amplificar certos mensajes». Un paréntesis importante: casi ningún país árabe tiene una democracia plena. Solamente Mauritania, Marruecos y Túnez califican como un régimen híbrido. La mayor parte de los países árabes tienen los gobiernos más autoritarios del mundo. En ninguno de estos países, las minorías tienen derechos. No existe ninguna forma de expresión, excepto las redes sociales, que de hecho se encuentran fuertemente reguladas.

La gravedad de la colusión de Twitter con el Departamento de Defensa es de todas formas muy grave. Estas 52 cuentas que conocemos que se encontraban comprometidas con las PsyOps de los Estados Unidos, replicaban tuits con mensajes anti-Irán, promocionaban la alianza de Arabia Saudí y Estados Unidos en la guerra de Yemen, y publicaban casos de “ataques exitosos” de drones sin víctimas civiles (sin verificación de la información).

Los mails desclasificados en el marco de la investigación de los archivos de Twitter sugiere que los altos mandos de la empresa tenían conocimiento de la existencia de estas cuentas, y del intercambio con el Departemento de Defensa. A la lista de 52 cuentas compartida en 2017, se sumó una nueva lista de al menos 157 cuentas en 2020, también enfocadsa en el Mundo Árabe.

En agosto de 2022, un informe del Observatorio de Internet de Stanford expuso una red de propaganda encubierta del ejército de los Estados Unidos en Facebook, Telegram, Twitter y otras aplicaciones que utilizaba portales de noticias falsas y memes y imágenes de deep fake contra los adversarios extranjeros de Estados Unidos. Estados Unidos empujó sin descanso narrativas contra Rusia, China y otros países extranjeros. Acusaron a Irán de «amenazar la seguridad del agua de Iraq y inundar el país con metanfetamina cristalina», y de cosechar los órganos de los refugiados afganos.

El informe de Stanford Internet Observatory reveló la existencia de una red de propaganda encubierta del ejército de Estados Unidos en redes sociales como Facebook, Telegram y Twitter. Según el informe, la red utilizaba portales de noticias falsas y memes y imágenes de deep fake para difundir narrativas en contra de países como Rusia, China y otros. Aunque el informe no menciona todas las cuentas de la red, menciona una en particular que se corresponde con la misma cuenta de Twitter que el Comando Central de Estados Unidos (CENTCOM) solicitó incluir en una lista blanca en 2017. La cuenta mencionada utilizó una imagen de deep fake creada por inteligencia artificial.

La permisividad de Twitter para con el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, dice Lee Fang, va en flagrante contraste con la prontitud con la que la red social cerró cuentas vinculadas a la propaganda rusa, china, o venezolana.

Los Archivos de Twitter, parte 9: redes sociales en tiempos de COVID

La primera relación en la historia entre una pandemia y las redes sociales fue un experimento social abierto, sobre la que se escribirán ríos de tinta en el futuro. Sin un criterio inequívoco sobre cómo actuar, la población tuvo que improvisar. Y el sentido común se convirtió en el menos común de los sentidos.

El gobierno de los Estados Unidos presionó a Twitter y otras redes sociales para viralizar cuentas en ciertos casos, y censurar en muchos otros. Esto ocurrió tanto durante la presidencia de Trump, como durante la de Joe Biden. La Casa Blanca buscó el apoyo de las redes sociales para suprimir la desinformación, atacando posteos sobre teorías conspirativas relacionadas a las torres de 5G, compras masivas en tiendas de cercanía, faltante de determinados productos, y otros posteos que tendieran a infligir pánico en la población. 

La Casa Blanca presionó a Twitter para que suspendiera a varios perfiles de médicos y especialistas que planteaban dudas acerca de la estrategia utilizada por el gobierno. 

Twitter ha enfrentado tres problemas graves con su proceso de moderación de contenidos: en primer lugar, gran parte de la moderación se lleva a cabo por bots entrenados en aprendizaje automático e IA, lo que puede ser insuficiente para un trabajo tan sutil. En segundo lugar, la moderación también se lleva a cabo por contratistas en lugares como Filipinas, lo que puede dar lugar a una tasa de error significativa debido a la falta de experticia en temas complejos. En tercer lugar, la responsabilidad recae en los empleados de nivel superior de Twitter, que pueden tener sesgos individuales y colectivos al elegir las entradas para los bots y los árboles de decisiones y decidir de manera subjetiva los casos escalados y las suspensiones. Estos problemas han llevado a que el contenido legítimo aunque disidente sea etiquetado como desinformación y que se suspendan las cuentas de médicos y otras personas tanto por twittear opiniones como por difundir información verdadera.

Hay un caso en particular que muestra la gravedad del asunto. El epidemiólogo de Harvard Dr. Martin Kulldorff tuiteó que pensar que toda la población debe ser vacunada es científicamente tan deficiente como pensar que nadie debe vacunarse. Kulldorff sostenía que las vacunas contra el COVID eran significativamente más importantes para adultos mayores y personas con factores de riesgo, pero no era necesaria para quienes ya se habían infectado ni para los niños. Esta observación de Kulldorff es objetivamente la mejor forma de abordar la problemática de la vacunación contra el COVID. Pero dado que durante la época de pandemia se instauró en la mayoría de los países una especie de dictadura de epidemiólogos que buscaron imponer un comportamiento al resto de la sociedad, aún contra su voluntad, este tuit fue etiquetado como «desinformación». No solo numerosos países aplicaron el criterio de Kulldorff, sino que era objetivamente el mejor curso de acción, y el más racional.

Esta es exactamente la razón por la que los países autoritarios son peligrosos: cuando no existe la pluralidad de voces, la opinión subjetiva de un grupo se impone por sobre la voluntad de la sociedad. David Zweig dice que durante su investigación de los archivos de Twitter, ha encontrado cientos de cuentas que fueron etiquetadas o directamente suspendidas, simplemente por apartarse por milímetros de los lineamientos de la CDC. Un tuit, por ejemplo, fue etiquetado como desinformación y fue cerrado a los comentarios, cuando de hecho contenía información directamente obtenida de la CDC.

Análisis posteriores sobre la cuenta del último ejemplo (Andrew Bostom) muestran que solamente 1 de las 5 sanciones recibidas por el médico era válida. Las otras 4 fueron injustas.

Un ejemplo de cómo el sesgo humano ha afectado el proceso de moderación de contenidos en Twitter fue la reacción a un tweet de Trump. Muchos tweets de Trump han provocado extensos debates internos en la plataforma, y este no fue una excepción. El tuit de Trump decía que «no había que tener miedo al COVID, y que no había que dejar que el virus dominara nuestras vidas». En un intercambio sorprendente, el abogado general adjunto de Twitter, Jim Baker, se preguntó por qué decirle a la gente que no tuviera miedo no violaba la política de desinformación de Covid-19 de la plataforma. El antiguo jefe de Seguridad y confianza de Twitter, Yoel Roth, tuvo que explicar que el optimismo no es considerado desinformación. Estos problemas sugieren que el proceso de moderación de Twitter puede estar siendo afectado por sesgos humanos en su aplicación.

Los Archivos de Twitter, parte 10: ¿cómo nació la estrecha relación entre el FBI y Twitter?

Trump vs Hillary Clinton, y la interferencia rusa

Las 6 semanas de octubre y noviembre 2017 previas a las elecciones norteamericanas modificaron para siempre la relación entre las agencias de inteligencia y Twitter.

Fue en este periodo en el que la presión pública obligó a Twitter a ceder espacio, y se comenzó a entablar una relación mucho más cercana entre el FBI y Twitter para moderar el contenido dentro de la plataforma. Todo esto sucedió cuando comenzó el escándalo en Facebook sobre la posible interferencia de la Agencia de Investigación de Internet, una entidad estrechamente vinculada con el Kremlin, sobre las elecciones norteamericanas. Facebook detectó una red de 470 cuentas “falsas” que potenciaban el alcance de sus cuentas principales.

¿Qué fue exactamente lo que ocurrió?

En el periodo 2015-2017, una serie de cuentas vinculadas a la IRA (Internet Research Agency, o Agencia de Investigación de Internet) compró Ads en Facebook por un total de USD 100,000+, relacionados con temáticas controversiales como la homosexualidad, cuestiones raciales, cuestiones inmigratorias y la posesión de armas. A través de estos Ads, el Kremlin buscó generar inestabilidad política.

Por definición, las autocracias (como Rusia) suprimen la pluralidad de voces, la libertad de prensa y la libertad de expresión. Los gobiernos que suprimen estas libertades, creen que la disidencia social produce una inestabilidad política que perjudica el avance de una nación, dado que es más difícil sancionar leyes cuando una chispa puede conducir a una revuelta social que reduzca la capacidad de acción de un gobierno. Es por ello que en Rusia es imposible realizar una protesta contra el gobierno. La cuenta de Twitter del «Advocacy & monitoring project fighting for human rights in Russia» monitorea la actividad de todos los detenidos políticos por protestas en ese país.

Tras la noticia de organizaciones afines al gobierno ruso realizando publicidad en el territorio de los Estados Unidos con énfasis en temáticas altamente controvertidas, Twitter realizó su propia investigación interna para determinar si existía una actividad similar en su plataforma.

Los técnicos de Twitter concluyeron que no existía ninguna red semejante en Twitter en ese momento. Solamente detectaron 25 cuentas, incluyendo las de las agencias de noticias rusas Rusia Today y Sputnik. Para llegar a esta conclusión, Twitter relevó que no existían cuentas activas que hayan gastado más de USD 10k en Ads, y no realizaban publicaciones de forma sincronizada.

En noviembre de 2017, la agencia de noticias BuzzFeed, trabajando de forma conjunta con la Universidad de Sheffield en UK, detectaron una red de 2,700 cuentas con actividad sospechosa que realizaban publicaciones sincronizadas. Estas cuentas se habían creado con números de teléfono con la característica telefónica de Rusia, realizaban posteos en inglés relacionados al Brexit y luego posteos en alemán sobre temáticas controversiales. A pesar de no tener una actividad significativa en relación a las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, eran cuentas claramente creadas con fines políticos.

Twitter quedó entre la espada y la pared, dado que no podía consultarle a Buzzfeed su metodología, pero habían desestimado la posibilidad de que exista esta red de bots con sus propias investigaciones.

Y esta fue la llave de entrada del FBI a Twitter: el hecho de que la red de bots se descubrió por fuera de Twitter. El gobierno comenzó a «informar» a Twitter sobre cuentas sospechosas (es decir, cualquier cuenta que comenzara a ganar tracción con un mensaje político) y a enviar los nombres de usuario directamente a Twitter para que «tomen las medidas necesarias». Casi siempre, esto significaba suspender las cuentas en cuestión ,dado que de no hacerlo, Twitter comenzaba a recibir presión desde los medios masivos de comunicación sobre su innacción ante una «amenaza a la seguridad nacional».

¿Cómo evitar el 90% de las guerras?

La principal causa de las guerras es el reclamo de...

¿Qué es el Nazismo?

El Nazismo es un movimiento político que surgió en...

Economía de Alemania: ¿por qué Alemania es un país tan rico?

La economía de Alemania ha atravesado etapas muy...

Análisis de Modelos Económicos Exitosos | Introducción

Este artículo contiene la introducción al libro «Análisis...

Gracchus Babeuf y la «Conspiración de los Iguales»

Gracchus Babeuf y la Revolución FrancesaEl nacimiento de...

Australia, la ex-colonia que hoy es potencia mundial

¿Cómo hizo Australia para pasar de ser una colonia...

¿Por qué Suiza es uno de los países más ricos del mundo?

¿Por qué Suiza es tan desarrollado?¿Por qué Suiza es tan...

Javier Milei, la explicación de un fenómeno en crecimiento

Los argentinos agotaron su paciencia. Sienten que los...

¿Qué significa la dolarización de la economía?

Tabla de contenidos: ¿Qué es la dolarización? Los...

Nota: el contenido de este blog es de libre utilización, siempre y cuando se incluya un link al artículo original.

Share This