Select Page

Gracchus Babeuf y la «Conspiración de los Iguales»

Gracchus Babeuf Eugene Delacroix La libertad guiando al pueblo
Actualizado por última vez el octubre 31, 2022 por David Mesa Noack
72 / 100

El nacimiento de François‒Noël Babeuf se produjo el domingo 23 de noviembre de 1760 en el pueblo de Saint‒Quentin en el norte de Francia. El nombre Noël se lo debe a su padre, Claude Babeuf, quien aseguraría que el niño había nacido el mismo día del natalicio del Señor, casi a la misma hora. El registro de su bautismo, encontrado más tarde, desmiente esta historia . Su padre no podía afrontar el costo de la educación de sus cuatro hijos, por lo que él mismo tuvo que instruirlos.
En su adultez, François‒Noël contrajo matrimonio con Marie‒Anne‒Voctoire Langlet, y juntos tuvieron cinco descendientes, de los cuales solo tres sobrevivirían sus primeros años. El último obsequio en vida que François‒Noël recibió de su padre fue el libro “Vidas paralelas” de Plutarco . De las cuarenta y ocho biografías de los tiempos romanos allí recopiladas, Claude encontraba especial fascinación por la de los hermanos Tiberio y Cayo Graco (o «Gracchus»), impulsores de la reforma agraria en Roma.

 

François‒Noël llegó a París atraído por los aires revolucionarios, semanas después de la toma de la Bastilla. Al encontrar que los ánimos se habían aplacado, volvió a la ciudad de Roye junto a su esposa e hijos. Envalentonado por las protestas nacionales, redactó un panfleto en el cual llamaba a no pagar los impuestos, y lo distribuyó por varios poblados de la región. Tras los disturbios ocasionados por las ideas de Babeuf, el Directorio interpretó que incitó a la rebelión, y cayó preso por primera vez el 21 de mayo de 1790. En 1793, ya instalado en París, sus denuncias políticas lo hicieron enfrentar nuevamente la prisión. Fue en mayo de ese año, el momento en el que decidió hacerse llamar Gracchus, en honor a los héroes de su padre.

 

Como sus actividades opositoras legales eran castigadas con la prisión y persecución policial, decidió lanzar un periódico titulado Tribun du Peuple donde pudiera exponer sus radicales ideas políticas sin refreno. Las autoridades lanzaron su pedido de captura, pero el intrépido revolucionario formaba hábitos sumamente escurridizos. Quienes sí eran detenidos eran los jóvenes que distribuían su journal. Su aventura llegó al final cuando su amigo Tallien lo entregó, y Gracchus volvió a prisión el 12 de febrero de 1795. Allí conoció a Lebois, Cochet y Bounarroti, y tras compartir siete meses de reclusión con tantas almas radicales, sus pasiones igualitarias se encenderían con una enorme fuerza.

 

De sus compañeros de celda, el que tendría más influencia tanto para la vida personal de Gracchus como para la historia europea fue Buonarroti. Este incansable luchador nació en la ciudad de Pisa en el año 1764. Comparte su apellido con el aclamado artista del Renacimiento, Miguel Ángel, ya que desciende por línea directa del hermano de este último. Su existencia es una pieza clave en la historia occidental, al servir de inspiración de numerosos socialistas del siglo subsiguiente. Su personalidad temeraria e inquieta lo llevaría a estar en el corazón de las revoluciones durante la primera mitad del siglo XIX. Su obra Histoire de la Conspiration pour l’Égalité dite de Babeuf, publicada en 1828, relataría la sucesión de eventos que tuvo lugar en la París revolucionaria, y serviría para construir la leyenda de Gracchus Babeuf y su lucha por la igualdad.

 

Apenas abandonó su reclusión, Gracchus fundó en Octubre de 1795 una sociedad secreta donde pudiera llevar adelante la actividad política que le era vedada por el Directorio. El reclamo principal era el restablecimiento de la Constitución de 1793, que nunca fue puesta en práctica. A diferencia de la fallida constitución, la adoptada en 1795 abolía el sufragio universal y restringía en voto a quienes poseyeran propiedades. Las conquistas democráticas y revolucionarias fueron sólo una esperanza que duró un suspiro. La nueva aventura recibió el nombre de Sociedad del Panteón, y el grupo de revolucionarios comenzó a reunirse en las criptas del Convento de Sainte‒Geneviève. Las sociedades secretas fueron el arma predilecta para combatir la censura política que impulsaron los monarcas de diferentes latitudes para acallar las peligrosas ideas surgidas durante la Revolución Francesa.

 

La ingenuidad de Gracchus fue una constante en su vida, triunfando inexorablemente por sobre la razón. Los requisitos para el ingreso a una sociedad “secreta” fueron más bien relajados. Se encontraba tan convencido de sus ideas que no contemplaba la posibilidad de encontrar disenso entre quienes se sumaban a su proyecto. Buonarroti asegura que pronto alcanzaron los doscientos miembros. El Directorio estaba al tanto del desarrollo de este tipo de sociedades a lo largo y ancho de la ciudad. Para mantenerlas controladas, decidió infiltrar agentes propios cuyo objetivo era informar cualquier movimiento sospechoso. En la Sociedad del Panteón uno de estos agentes, Grisel, se ganó la confianza de los integrantes y alcanzó un alto cargo, a través del cual se aseguró acceso a la información más confidencial que los revolucionarios pudieran manejar.

 

A inicios de 1796 el Directorio decidió emitir una orden de arresto contra los principales miembros de la sociedad; hecho que el intrépido Babeuf evitó escabulléndose a través de las angostas calles del arrondissement entre los zarpazos sus captores. Este evento tuvo dos consecuencias. La primera fue el fin de la publicación del periódico Tribun du peuple a través del cual promulgaban sus ideales, con una triste frase final: «Todo terminó… ya no se nos permite repetir que vivimos bajo el gobierno de los tiranos más abominables» . La segunda fue el paso de ser un movimiento puramente teórico, para convertirse en una conspiración cuyo objetivo era derrocar al Directorio y alzarse con el poder.

 

A tal fin, los protagonistas redactaron un Manifeste des Égaux (Manifiesto de los Iguales) en el cual vamos a concentrar nuestra atención, ya que pasados doscientos cincuenta años de su redacción, su fárrago ideológico se mantiene inalterable en pleno siglo 21. Las palabras con las cuales Gracchus y sus compañeros se dirigieron al mundo fueron las siguientes:

¡PUEBLO DE FRANCIA!
Durante quince siglos has vivido esclavo y, por tanto, infeliz. Desde hace seis años respiras apenas, esperando la independencia, la felicidad y la igualdad.

¡La Igualdad! ¡Primer deseo de la naturaleza, primera necesidad del hombre y principal vínculo de cualquier asociación legítima! ¡Pueblo de Francia! ¡Tú no has sido más favorecido que las demás naciones que malviven en este desafortunado mundo!

Desde tiempo inmemorial se nos repite de manera hipócrita que los hombres son iguales y desde tiempo inmemorial la más degradante y monstruosa desigualdad pesa insolentemente sobre el género humano. Desde que hay sociedades civiles, el más bello patrimonio del hombre es reconocido sin contradicción, pero aún no ha podido realizarse ni una sola vez: la igualdad no ha sido más que una bella y estéril ficción de la ley. Hoy, cuando es reclamada con voz más fuerte, se nos responde: ¡callaos, miserables! La igualdad real es sólo una quimera; contentaos con la igualdad condicionada; sois todos iguales ante la ley . Canaille ¿qué más necesitáis?

 

¿Que qué más necesitamos?

Legisladores, gobernantes, ricos propietarios, escuchad ahora vosotros.
Pues bien, a partir de ahora pretendemos vivir y morir iguales, como hemos nacido; queremos la igualdad real o la muerte; eso es lo que necesitamos.

La revolución francesa es sólo la precursora de una revolución mucho más grande, mucho más solemne, y que será la última.

¿Que qué necesitamos además de la igualdad de derechos?

Necesitamos que esa igualdad no sólo esté escrita en la Declaración de derechos del hombre y del ciudadano ; la queremos entre nosotros, bajo el techo de nuestras casas. Aceptamos cualquier cosa por ella, empezar de cero para obedecer a ella sólo. ¡Perezcan todas las artes, si es preciso, mientras nos quede la igualdad real!
La ley agraria o el reparto de los campos fue el deseo inmediato de algunos soldados sin príncipe, de algunos pueblos primitivos movidos por su instinto más que por la razón. Tendemos hacia algo más sublime y más equitativo, ¡el bien común o la comunidad de bienes! No más propiedad individual de las tierras; la tierra no es de nadie. Reclamamos, queremos, el goce comunal de los frutos de la tierra: esos frutos son de todos.

 

Declaramos que no podemos soportar por más tiempo que la inmensa mayoría de los hombres trabaje y sude al servicio y para el disfrute de la más ínfima minoría.

 

¡Que cese de una vez este gran escándalo que nuestros descendientes no querrán creer! Que desaparezcan de una vez las escandalosas distinciones entre ricos y pobres, grandes y pequeños, amos y lacayos, gobernantes y gobernados. Que no haya entre los hombres más diferencia que las de la edad y el sexo. Puesto que todos tienen las mismas necesidades y las mismas facultades, que haya para ellos una única educación, un único sustento. Si se contentan con un solo sol y con mismo aire para todos ¿por qué no habría de ser suficiente la misma porción y la misma calidad de alimentos para cada uno de ellos?

 

Ha llegado el momento de fundar la República de los Iguales, ese gran hospicio abierto a todos los hombres. Han llegado los días de la restitución general. Familias quejumbrosas, venid a sentaros a la mesa común levantada por la naturaleza para todos sus hijos.

 

El egoísta, el ambicioso, temblará de rabia. Los que poseen injustamente clamarán que es injusticia. Los goces exclusivos, los placeres solitarios, los acomodos personales provocarán fuerte rechazo a algunos individuos hastiados de los sufrimientos ajenos. Los amantes del poder absoluto, los viles secuaces de la autoridad arbitraria replegarán con pena sus orgullosas cabezas bajo el nivel de la igualdad real. Su corta visión penetrará con dificultad en la próxima llegada de una felicidad común, pero ¿qué pueden algunos millares de descontentos contra una masa de hombres, todos ellos felices y sorprendidos de haber buscado tanto tiempo una felicidad que tenían al alcance de la mano?

 

¡PUEBLO DE FRANCIA!

Abre los ojos y el corazón a la plenitud de la felicidad: reconoce y proclama con nosotros la República de los Iguales

Si analizamos detenidamente las palabras del Manifiesto, podemos encontrar dos conceptos completamente diferentes que sólo el paso del tiempo nos ha enseñado a distinguir:

 

El contenido del Manifiesto es sumamente controversial. Sus palabras llaman a una revolución total que, de haberse extendido, seguramente hubieran llevado más sangre derramada y un nivel de opresión aún mayor a la Francia refundada tras la Revolución. Es necesario detenernos minuciosamente en un análisis detallado y objetivo de las pasiones que inflamaban los corazones por aquel entonces.

 

El reclamo del Manifiesto tiene tres puntos que en esos tiempos resultaban similares, pero que la historia ha enmarcado en tres conceptos diferentes: la igualdad ante la ley, el acceso a una educación ecuánime, y la igualdad económica.

 

La igualdad ante la ley fue quizás el mayor logro de los movimientos republicanos tras la Revolución Gloriosa de 1688 en Inglaterra, cuyo punto crítico fue la firma del Bill of Rights. De este modo, el poder real se veía diezmado al transferir la responsabilidad legislativa al Parlamento. Asimismo, la injerencia del monarca en los asuntos judiciales fue fuertemente limitada, a fin de evitar juicios arbitrarios como el llevado adelante por George Jeffreys en los Bloody Assizes, cuyas crueles condenas se encontraron digitadas desde la corona por James II. La Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América era un gran paso en esta dirección.

 

El acceso a una educación ecuánime es una política que requiere un análisis completamente separado del resto de los reclamos. Dicha política se basa en el desarrollo de todos los niños sin distinción alguna, una forma de desarrollar el potencial de todas las personas de acuerdo a su capacidad, para promover su desarrollo económico y facilitar su inserción en la cadena de valor agregado internacional, facilitando sus posibilidades de encontrar un empleo y evitar el flagelo de la pobreza. Si quisiera categorizarse esta política en el marco de la igualdad, correspondería diferenciarla como una igualdad de oportunidades. Su naturaleza es similar a la igualdad ante la ley, donde todos los agentes de la sociedad se encuentran en igualdad de condiciones sin privilegios, sin un statu quo que determine el destino de una persona. El desarrollo de la educación de forma ecuánime demuestra la preocupación de cultivar el potencial de todos los niños que componen la sociedad.

 

Analizada desde una perspectiva actual, este tipo de igualdad aporta justicia a la sociedad y posee la virtud de expandir una economía, ya que propicia el crecimiento personal. Aquellas sociedades que logran desarrollar al conjunto de su población forman una mano de obra calificada que atrae inversiones gracias a la mayor productividad de la población. Esta generación de riqueza brinda prosperidad a una nación y erradica el desempleo.
La igualdad económica, eje sobre el cual gira la doctrina babouvista, padece una condición inherente que invalida el reclamo: la única posibilidad de alcanzarlo es a través de la opresión de un sector de la sociedad que construyó su patrimonio en base a su esfuerzo y su trabajo. Gracchus pretendía la eliminación de toda la propiedad privada y la distribución de las tierras en base a un nuevo criterio. Una reforma de este tipo exige una planificación central de un grupo que impartirá justicia de acuerdo a sus prioridades y a su criterio, imponiendo su legislación a las mayorías. El fruto del trabajo ya no sería para el beneficio propio sino que «esos frutos son de todos». Las definiciones de un reducido grupo de personas impondrían las condiciones a una sociedad que se encontraría oprimida. Gracchus, en su idea de justicia, caía en «un gobierno de tiranos abominables» que él mismo condenaba.

 

Aquí hay otro tipo de igualdad muy diferente a la primera, que es la igualdad de resultados: no importa quien ejecute el esfuerzo y el trabajo, todos los integrantes de la sociedad se beneficiarán de ello. La diferencia esencial es que este desenlace del trabajo personal no es justo con el tesón dedicado a la tarea y al sacrificio individual, y por lo tanto no es justo con los individuos. En la actualidad, este tipo de igualdad tiende a deprimir la economía, eliminando el incentivo para el esfuerzo.

La fallida conspiración y la condena a muerte de Gracchus Babeuf

La insurrección despertó, y los integrantes de la Conspiración repartieron panfletos entre los ciudadanos y los miembros de las fuerzas armadas a fin de buscar aliados que se unieran a un coup d’etat. Los panfletos eran leídos en clubes y cuarteles. El ambiente en la ciudad comenzó a tensarse lentamente, a medida que la propaganda revolucionaria se esparcía.

 

El grupo de conspiradores incluía a Darthé, Maréchal (el autor del Manifiesto), Babeuf, Buonarroti, Didier, Germain y Grisel. Al momento de ultimarse los detalles finales, el grupo creía que contaba con una fuerza de 17,000 hombres dispuestos a sublevarse . Las armas y los planos de la ciudad estaban preparados para la acción. El desenlace era inminente. Todo parecía ir perfectamente, excepto que la Conspiración estaba condenada a fallar desde el principio. El gobierno estaba al tanto de cada detalle gracias a Grisel, el agente encubierto que había logrado ganarse la confianza de todos los integrantes y lideraba la insurrección militar. La policía asaltó una reunión, encarcelando a todos sus integrantes. En la misma estaban ausentes Babeuf y Buonarroti, quienes se encontraban escondidos en el taller de un sastre, pero la policía también dio con ellos y fueron apresados inmediatamente.

 

La ingenuidad de Gracchus lo acompañaría hasta el final de sus días. En prisión, escribió una carta al Directorio en la cual se situaba a la misma altura que ellos, proponiendo un gobierno conjunto que restableciera la democracia en Francia. Su respaldo, según afirmaba, se basaba en el enorme clamor popular que apoyaba el levantamiento por él dirigido. En la carta aseguraba su inmortalidad junto a la de los grandes próceres de la época. Los hechos inmediatamente posteriores demostrarían su error, y el silencio de tumba promovido por la censura lo conduciría al borde del olvido.

 

El juicio se extendió por largas jornadas, y entre los testigos acusatorios resaltaba la figura de Grisel. El veredicto sentenció a muerte a Darthé y Babeuf, quienes intentaron suicidarse con primitivas dagas caseras que fallaron en su letal misión. Agonizando de dolor, ambos fueron llevados la mañana siguiente a cumplir su condena en la guillotina, y sus últimos suspiros de vida se convirtieron de este modo en el primer paso de sus leyendas.

 

El hijo mayor de Gracchus, Robert, era tan idealista como su padre. Tras 1789, Robert adoptó un nombre revolucionario, Émile, en honor al libro de Jean‒Jacques Rousseau. Años más tarde, Émile se encontró con Grisel en tierras españolas y lo retó a duelo. Su disparo certero vengó la muerte de su padre, ajusticiando a quien lo había traicionado.

 

Buonarroti, quien salvó su pescuezo gracias a una breve amistad entablada con Napoleón en su juventud, fue liberado y desterrado en 1806. Desde Ginebra intensificó su actividad revolucionaria y le dedicaría su vida a la política. Fundador de varias sociedades secretas, fue una pieza clave para la insurrección del siglo XIX. Su pluma inmortalizó –y exageró‒ la epopeya vivida en la capital parisina durante 1796, y gracias a su esfuerzo la Conspiración de los Iguales encabezada por Babeuf inspiró las ideas de miles de almas. La publicación en 1828 de la Histoire de la Conspiration pour l’Égalité dite de Babeuf reivindicó los hechos que, según él, habían sido tan tergiversados por el Directorio durante los juicios.

 

Un personaje que se había vuelto sumamente involucrado en la persecución de este grupo de idealistas fue Napoleón Bonaparte. Al año inmediatamente siguiente, Napoleón utilizaría todos los aprendizajes de la fallida conspiración para llevar a cabo una propia. Su estrategia se basó en varios elementos inicialmente preparados por la Conspiración de los Iguales, y una porción significativa de su éxito se debió a la inercia del descontento popular suscitado por los primerizos idealistas. Con Napoleón al poder, se hundieron las posibilidades de instaurar una democracia. En su lugar, nació un Imperio que buscó imponer su concepto de libertad a sangre y fuego.

¿Qué significa la igualdad de oportunidades en el siglo 21?

«The direction in which education starts a man will determine his future life”, said Socrates to Adeimantus in Plato’s Republic».

Actualmente la igualdad más fundamental, cuya aplicación sienta las bases de una sociedad, es la igualdad ante la ley. Este contrato social fue una conquista del republicanismo, que impulsó el orden civil a través de la democracia y la separación de poderes.

 

En los siglos XVIII y XIX, las altas tasas de analfabetismo y la escasa tecnificación propiciaban un contexto en el cual un trabajo manual y rudimentario podía proveer los medios necesarios para asegurar la subsistencia de una familia. En la actualidad, los privilegios que atentan contra la igualdad de oportunidades están conformados mayormente por el nivel educativo alcanzado por los niños. A mayor nivel de ingresos, existe una mayor predisposición a otorgar una educación de calidad a los hijos, lo cual generalmente asegura una posición económica estable. Al mismo tiempo, existe una relación directa entre el nivel educativo alcanzado y los ingresos de la población, donde podemos ver que, estadísticamente, el flagelo de la indigencia y la pobreza golpean más violentamente a quienes no completan sus estudios escolares.

 

Actualmente, la evidencia empírica indica que existe un alto grado de relación entre el nivel de estudios obtenido y el nivel de ingresos, por un lado, y entre el nivel educativo de una nación y su desarrollo económico, por el otro. La calidad de la educación impartida por una nación puede vaticinar con un alto grado de correlación su prosperidad económica.

 

La igualdad de oportunidades en la educación no significa que todos los estudiantes van a tener el mismo desempeño, sino que sus aptitudes para leer, hacer operaciones matemáticas y comprender fundamentos de las ciencias, serán independientes del nivel socioeconómico familiar . Esta situación de perfecta independencia no es alcanzada aún por ningún país. En otras palabras, el entorno familiar en el cual crece un chico es el principal determinante de sus resultados académicos, medidos a través de los exámenes internacionales PISA. Los países con menor incidencia del origen del niño en sus resultados logran una mayor movilidad social que el resto, dada por la diferencia entre la situación socioeconómica en la niñez, versus la alcanzada en la adultez.

 

En Argentina , más del 25% de la variación del conocimiento demostrado en el área de ciencias (PISA 2015) puede explicarse a través del contexto socioeconómico familiar, muy por encima del promedio de la OCDE . Esta relación entre estatus socioeconómico y performance habla de un sistema educativo con un alto grado de segregación, donde dos sectores de la sociedad reciben dos tipos de educación completamente distinta. El porcentaje de alumnos provenientes de un sector socioeconómico desfavorable que se encuentran en instituciones desfavorables (la llamada “doble desventaja”) es del 63,5% del total en la ciudad capital de la Argentina, siendo solamente superado por Perú entre setenta países . Al mismo tiempo, solamente un 5,2% de los educandos con nivel socioeconómico desfavorable alcanzan el mismo nivel educativo que el primer cuarto de la población (estos alumnos son llamados “resilientes nacionales” por su capacidad de obtener un nivel alto a pesar de sus desventajas estructurales), siendo el peor promedio entre setenta naciones . Si consideramos que esta información corresponde a la ciudad que generalmente muestra los mejores parámetros a nivel nacional, y excluye a todo el resto del territorio donde la situación con seguridad se encuentra profundizada, la diferencia de oportunidades en la República Argentina es alarmante.

 

El entorno familiar y los estímulos tempranos se encuentran estrechamente vinculados con la performance educativa de los niños a lo largo de toda su etapa educativa, desde la primaria hasta finalizar sus estudios, y la consecuente obtención de un título de grado. En los países donde la igualdad de oportunidades no es una política de Estado, estos chicos tienden a concentrarse en instituciones desfavorables. Los factores que pueden potencialmente afectar a un establecimiento educativo para caer dentro de esta categoría, son el nivel del resto de los alumnos por debajo del promedio nacional, la escasez de recursos educativos para la trasmisión del conocimiento –especialmente en el área de ciencia‒, la disciplina imperante, el tamaño de la clase y la alta tasa de absentismo escolar. La OCDE señala que las políticas orientadas a estimular el desarrollo cognitivo de los alumnos desde la primera infancia tienen un gran impacto en el nivel escolar alcanzado posteriormente. Esto debe ir acompañado de una política de asignación de recursos financieros, materiales y humanos adicionales dirigidos a las escuelas más desfavorecidas para brindar el apoyo profesional que requiere el alumnado.

 

La segregación social y educativa que surge a partir de la división del alumnado en áreas o instituciones favorecidas por sobre otras desfavorecidas afecta directamente el rendimiento escolar. Esta división del país en dos conjuntos diferenciados genera un grupo con privilegios por sobre el otro, con la consecuente pérdida de oportunidades de mejora social para los niños desfavorecidos.

La segregación educativa en Latinoamérica tiene su correlato en la segregación demográfica

La explicación de la segregación educativa en Latinoamérica se encuentra íntimamente ligada a la zona de residencia. Esta configuración típica de los centros urbanos propicia que las instituciones más favorecidas se concentren en núcleos sumamente excluyentes. Las clases sociales favorecidas se concentran frecuentemente en complejos cerrados o privados en búsqueda de seguridad. Como contrapartida, en los países nórdicos, cuya tradición es la de velar por la inclusión social, la cohesión y la equidad, tanto dentro del recinto educativo como en el ámbito social, mitigan estas diferencias, y podemos encontrar allí una política de priorización de la igualdad de oportunidades y la equidad educativa que busca quebrar las diferencias geográficas, socioeconómicas, de género y de origen. En CABA (Argentina) los niños provenientes de un entorno desfavorable que concurren a escuelas favorecidas logran hasta 130 puntos por encima de los que concurren a instituciones desfavorables .

 

Actualmente la tendencia global es hacia un aumento de la brecha entre los ingresos de los trabajadores calificados y no calificados. Estos últimos, en general, son más vulnerables a la desocupación y bajos salarios. Ante la ausencia de políticas tendientes a brindar una equidad en el acceso a la educación, cuya implementación permitiría a los sectores sociales más vulnerables superar el nivel educativo de sus padres, el riesgo de condenar a los párvulos a la pobreza es estremecedor.

 

El aumento de la inequidad en la distribución del ingreso entre los sectores más ricos y los más pobres, se relaciona frecuentemente con un menor grado de movilidad intergeneracional. Es decir, en las sociedades donde la desigualdad de los ingresos de la población ‒medida a través del coeficiente de Gini‒ es mayor, la probabilidad de que los hijos hereden el nivel socioeconómico de sus padres también es mayor, restando posibilidades de ascenso social. Esta relación se puede medir a través de la curva del gran Gatsby (The Great Gatsby Curve, en honor a la novela de F. Scott Fitzgerald) .

Empleo

Dentro de los países miembros de la OCDE, en promedio el 81% de los jóvenes entre 25 y 34 años que finalizaron el ciclo escolar se encuentran empleados, mientras que ese porcentaje disminuye al 60% entre los jóvenes que no lo han completado . La tasa de desempleo se duplica en este rango etario entre quienes no terminaron la escuela secundaria (15%) respecto de aquellos que sí la finalizaron (7%) . Estos últimos se pueden subdividir entre los que no poseen un título terciario, en cuyo caso la tasa de desempleo es del 8%, y entre quienes lograron alcanzar un título de grado, donde la tasa de desempleo promedia el 6% . Por ejemplo, en el caso de Eslovaquia, la tasa de empleo en el año 2017 fue del 39% para las personas comprendidas en el rango etario entre los 25 y los 64 años sin secundario completo, mientras que, en el otro extremo, la tasa de ocupación entre quienes cuentan con un título terciario aumenta hasta el 82% de la población económicamente activa, otorgando una clara ventaja a este grupo por sobre el primero . Ante una situación de vulnerabilidad, el grado de estudios alcanzado hace toda la diferencia para ayudar a la población a superar las dificultades económicas, y contar con una importante herramienta de desarrollo personal. Como contrapartida, Islandia es el país miembro de la OCDE con los mejores indicadores en el rubro. Allí, el 77% de la población económicamente activa entre 25 y 64 años que no completó los estudios escolares se encuentran ocupados, mientras que este porcentaje asciende al 93% de la población con título de grado .

 

Las diferencias en los ingresos percibidos por la población de acuerdo a su grado de escolarización también son estadísticamente más favorables para aquellos grupos que logran alcanzar un estadío superior de educación. En promedio, entre los países miembros de la OCDE, los adultos en el rango entre 25 y 64 años que poseen un título de grado tienen ingresos 54% superiores a quienes solamente completaron la educación secundaria . A su vez, estos tienen ingresos en promedio 22% superiores a aquellas personas que no alcanzaron a finalizar sus estudios escolares. Al analizar caso por caso, la tendencia es que en las sociedades con mayor equidad educativa, la brecha entre los sectores de mayores ingresos y los de menores ingresos se ve reducida significativamente, dando lugar a una población más homogénea. Alcanzar un nivel de estudios equivalente a un título de grado produce estadísticamente un aumento significativo de los ingresos a lo largo de la vida profesional.

 

Es evidente que la igualdad de oportunidades logra potenciar las posibilidades de la población en su conjunto para alcanzar un mayor grado de educación, lo cual estadísticamente redunda en un mayor ingreso para los individuos . Estas sociedades potencian sus indicadores sociales, construyen capital humano y mejoran la calidad de vida de sus habitantes. Pero no solo se benefician los individuos, los cuales aumentan sus estándares de vida, sino que además cuando esta situación se combina con una política de libertad económica que fomente el comercio con el mundo, están las condiciones dadas para un consecuente desarrollo económico. La integración de una población altamente calificada en la cadena de valor global fomenta las inversiones de grandes capitales en búsqueda de profesionales más calificados que ofrezcan un diferencial de calidad, valor o mayor productividad. Esta integración en la cadena comercial global a través de puestos de trabajo basados en el conocimiento, son una fuente de riqueza para el país. Los salarios suben, al mismo tiempo que sube la recaudación impositiva y caen los gastos corrientes orientados al área social que busca paliar los efectos de la pobreza.

 

¿Cuál es el beneficio fiscal adicional para un gobierno por cada habitante que completa un título terciario, respecto a otra persona que no continúa sus estudios una vez finalizada la educación escolar? Dicho resultado varía entre hombres y mujeres a causa de los mayores períodos de inactividad registrados por estas a lo largo de los países miembros de la OCDE. En promedio, dichos países invierten USD 48,500 en el título terciario de un hombre, obteniendo a partir de la recaudación impositiva directa e indirecta un beneficio total de USD 188,100, el cual arroja un resultado neto , al restarle la inversión, de USD 139,600 . En el caso de las mujeres, la inversión total para garantizar un título terciario es de USD 44,700, con un beneficio para el gobierno en forma de recaudación impositiva que alcanza un total de USD 116,800 y un ingreso neto a lo largo de su vida laboral de USD 72,100 . ¿Y cuál es el beneficio personal de cada habitante por continuar sus estudios en un nivel terciario, versus los ingresos que registraría con un título secundario? Esta estadística también puede dividirse por género, a raíz de la misma causa anteriormente mencionada como principal factor. De esta forma, el beneficio personal adicional neto para un hombre por completar un título de grado es de USD 267,100 a lo largo de su vida laboral, hasta los 64 años, sin contar su plan de pensión. Para las mujeres, la cifra alcanzada por el esfuerzo de continuar sus estudios es de USD 192,300 .

 

Por lo tanto, podemos asegurar que la inversión en educación es siempre redituable, tanto para el fisco como para los individuos. Cuando los recursos del Estado son invertidos en esta área, se puede esperar que la economía crezca. Si, en cambio, los recursos del Estado son invertidos en un área que no tiene una utilidad positiva, no se puede esperar lo mismo. La inversión en educación propicia el desarrollo económico, y nutre a la sociedad con una base justa a partir de la cual el esfuerzo permite alcanzar el máximo potencial individual. Es esperable que la eliminación de los privilegios propicie la paz y la cohesión social. No hay otra inversión que tenga más poder que la educación.

¿Qué es el Nazismo?

El Nazismo es un movimiento político que surgió en...

Economía de Alemania: ¿por qué Alemania es un país tan rico?

La economía de Alemania ha atravesado etapas muy...

Análisis de Modelos Económicos Exitosos | Introducción

Este artículo contiene la introducción al libro «Análisis...

Australia, la ex-colonia que hoy es potencia mundial

¿Cómo hizo Australia para pasar de ser una colonia...

¿Por qué Suiza es uno de los países más ricos del mundo?

¿Por qué Suiza es tan desarrollado?¿Por qué Suiza es tan...

Javier Milei, la explicación de un fenómeno en crecimiento

Los argentinos agotaron su paciencia. Sienten que los...

¿Qué significa la dolarización de la economía?

Tabla de contenidos: ¿Qué es la dolarización? Los...

¿Qué es el fascismo?

¿Qué es el fascismo? Un análisis del contexto histórico y una recopilación de citas para comprender mejor este movimiento.

Por qué Noruega es el país con mayor Indice de Desarrollo Humano

Análisis de la política y economía noruega, a través de un breve repaso histórico y una descripción de la idiosincrasia nacional, su sistema educativo, de salud y políticas específicas.

Nota: el contenido de este blog es de libre utilización, siempre y cuando se incluya un link al artículo original.

Share This